Darryl Middleton, el insaciable

stop

A sus 46 años, el ex de Barça y Girona sigue empeñado en jugar a baloncesto

Darryl Middleton, como jugador del Girona | Archivo

23 de agosto de 2012 (11:11 CET)

Tiene 46 años, sí, pero conserva el espíritu joven y luchador del primer día. Se llama Darryl Middleton, y se niega a abandonar el baloncesto profesional.

Middleton nació en Queens (Estados Unidos) un 21 de julio de 1966 y, a través del baloncesto, ha vivido en media Europa y ha recorrido la otra media. Nunca pudo jugar en la NBA, ello le condenó a cruzar el océano. Pero, lejos de pasarle factura, el cambio le sentó fenomenal, ya que desde 1988 ha transitado por clubes turcos, italianos, griegos, rusos y, especialmente, españoles.

Ahora, en el teórico desenlace de su carrera profesional, ha firmado un nuevo contrato con el Lucentum de Alicante, un club que ha estado a punto de desaparecer (a pesar de su exitosa campaña en la ACB la temporada pasada), pero que finalmente ha sido rescatado para jugar en la segunda máxima categoría española, LEB Oro. De este modo, Middleton puede seguir disfrutando de un sueño que parece no tener fin, y que es el de jugar al baloncesto.

Momentos turbios y números de escándalo

A pesar de ello, el ala-pívot de 2'02 metros, ha pasado momentos en que no veía claro su futuro. Así lo explicó en el portal Solobasket: "Hay muchos jugadores y clubes que pensarán que tengo 45 años y que estoy acabado y ya no puedo competir. Pero no es así. Puedo competir y amo entrenar duro cada día, por lo que cualquier equipo de los de arriba de la LEB Oro que quieran subir la próxima temporada a la Liga Endesa sólo tienen que probarme por un par de semanas y lo verán, o hablar con los entrenadores que he tenido. No parece que tenga la edad que tengo ¡Os demostraré lo que un viejo jugador de 45 'tacos' puede hacer!".

De hecho, Middleton promedió unos números más que notables durante su última temporada en el Sant Josep de Girona, de LEB Oro: anotó 11,5 puntos por partido, con unos porcentajes de 56,3% en tiros de dos y 72,6% en tiros libres y capturó 5,3 rebotes de media para obtener una media de valoración de 13,5 por partido. Todo ello jugando 27 minutos de promedio. Unas cifras difíciles de imaginar en una persona de su edad, que vienen a demostrar que la inteligencia y la experiencia suman mucho en este deporte.

Todos los caminos llevan a Girona

Su época de esplendor fue durante los años '90, en que consiguió el premio MVP de la ACB hasta en tres ocasiones. Las dos primeras, de forma consecutiva, le valieron recalar en el FC Barcelona (93/94 a 95/96), uno de los cinco clubes españoles por los que pasó el estadounidense. El conjunto alicantino será el sexto, antes jugó en Sevilla, Badalona y Valencia. Aunque, din duda, su idilio con el baloncesto está ligado al Sant Josep de Girona.

Hasta en cinco ocasiones ha llegado y se ha ido del club gerundense. La primera, en 1991, supuso su debut en el baloncesto español, donde compartió vestuario con un entrenador tan consagrado como es Dusko Ivanovic. En 2006 volvió a la entidad para ver de primera mano el crecimiento imparable de Marc Gasol, paso previo a su marcha a la NBA. Posteriormente, incluso acompañó al Girona a la categoria LEB Bronce, a pesar de tener mejores ofertas sobre la mesa.

Trayectoria inmaculada la de este jugador insaciable, Darryl Middleton. Lleva casi 30 años dedicándose al baloncesto como jugador profesional y todavía no se ha cansado.

Síguenos en Twitter: @diarioGOLcom y en Facebook: Diario Gol

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad