¿Cuánto cobra Sara Carbonero por evento? Una pregunta con respuesta 

stop

La caída en el caché de la mujer de Iker Casillas

Sara Carbonero gana de paliza en la lucha de bikinis con Pilar Rubio | EFE

16 de noviembre de 2016 (17:39 CET)

Cae en picado. La decisión crucial que tomó Sara Carbonero el pasado año, le está pasando factura. La pareja de Iker Casillas decidió dejar a un lado su carrera profesional para volcarse en cuerpo y alma a su familia.

Tras conocerse el fichaje del guardameta español por el Oporto, el paso al frente de la periodista fue claro: Sara pidió una excedencia en Telecinco y se marchó junto a Iker a Portugal.

Desde entonces, Carbonero no ha desparecido del foco mediático, aunque sí que ha bajado su protagonismo en los medios de comunicación. La presentadora se ha situado en un segundo plano para convertirse en la mamá deseada.

La familia Casillas-Carbonero, más feliz que nunca

Durante este año, la vida personal le ha sonreído una y otra vez. La española se ha casado con Casillas y ha dado a luz a su segundo hijo en común: Lucas. Ahora, en Oporto, Sara ha dado con la tecla de la felicidad, ya que la imagen de familia modelo les persigue.

Sin embargo, este dulce momento no ha llegado gratis a la vida de la periodista. La esposa de Iker ha tenido que privarse de muchas exigencias laborales que le han penalizado bien caro.

El último chasco protagonizado por la toledana llego de la mano de Quiero Ser. La presentadora lideró la primera temporada del programa de moda de Mediaset, aunque por motivos de compatibilidad de agenda, no ha podido estar en la segunda entrega del reallity.

La caída de la marca 'Carbonero'

Aquí no queda todo. Este último fiasco únicamente ha sido la gota que ha colmado el vaso, ya que la imagen de Carbonero no vende como antes. La esposa del portero sigue estando en el ojo del huracán, pero su caché no es el de ataño.

Los ingresos de Sara se dispararon tras el sonado beso en el mundial de Sudáfrica de 2010, aunque poco a poco el globo se ha ido deshinchando.

Hasta hace poco más de un año, el nombre de la periodista vendía solo. La toledana se convirtió en la embajadora e imagen de varias marcas. De hecho, la entonces novia de Iker cobró unos 120.000 euros por su campaña con Pantene, tal como desvela Vanitatis.

Unos ingresos que no llegaron solos, ya que con los actos de Ford Focus ganó alrededor de 18.000 euros. Además, también embolsó un total de 12.000 euros con la campaña que protagonizó con Puma. Unas cifras que demuestran en alto caché que perseguía a la presentadora.

Sin embargo, su marcha a Oporto le ha penalizado fuerte y, a día de hoy, no gana ni de lejos las cifras citadas. Tan es así que, según desvela Vanitatis, Sara ya no tiene el gancho de antaño.

Paula Echevarría le ha ganado la partida, aunque lo cierto es que Carbonero sigue siendo un icono de la moda. Con las marchas ralentizadas, a la mujer de Iker no la falta trabajo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad