Cuando el deporte se convierte en matemáticas

stop

La revolución del análisis estadístico surgida en las grandes ligas americanas se extiende también al fútbol europeo

Desglose estadístico de una prueba de esfuerzo de Leo Messi para Adidas

27 de enero de 2013 (12:58 CET)

El pasado mes de diciembre, Memphis Grizzlies anunció a bombo y platillo la contratación de un analista de la ESPN como vicepresidente de operaciones. A pesar de las críticas de sus detractores, y más allá de los numerosos intangibles que pueden determinar una acción decisiva, John Hollinger se convirtió en una toda eminencia en la NBA al desarrollar una fórmula de efectividad, el Player Efficiency Rating (PER), capaz de reducir las actuaciones de cada jugador a una cifra en función de su valoración. 

Lejos de ser un pionero en el análisis estadístico, Hollinger tampoco es el primer estudioso en seducir a un equipo profesional con sus teorías. En la NBA, Dean Oliver convenció a Seattle Supersonics y Denver Nuggets de que sus servicios les proporcionarían no solo un mejor conocimiento del rival, sino también unos beneficios notables en el sondeo de mercado o scouting. En este sentido, y según Jordi Álvaro, director de la filial española de la multinacional especializada en estadísticas deportivas OPTA, "el video integrado con datos" es la herramienta más novedosa que puede "permitir a los clubes tomar mejores decisiones durante la competición y a la hora de fichar nuevos jugadores".

La verdadera historia de Moneyball

Pero más allá del baloncesto, en otros deportes como el béisbol, el uso de las estadísticas también marcó un antes y un después. A inicios del siglo XXI, Billy Beane y Paul DePodesta –mentor y discípulos, protagonistas de Moneyball, la novela convertida en blockbuster por obra y gracia de Brad Pitt- cambiaron la historia de este deporte con la puesta en práctica de la sabermétrica, "la búsqueda del conocimiento objetivo del béisbol" a través de las estadísticas. Así la definió en su momento su ideólogo Bill James, uno de los grandes gurús en el análisis matemático del deporte.

Después de años de recopilación de datos en el garaje de su casa, James escribió obras que hoy resultan de culto para multitud de jóvenes matemáticos y economistas; además de fundar Stats Inc, la otra gran multinacional del gremio, que también cuenta en su cartera de clientes con las grandes ligas, clubes y medios de comunicación de todo el mundo.

Fútbol y estadísticas, ¿un romance posible?

Ahora bien, ¿cuál es la frontera que separa al análisis del azar? ¿Cuál es la fórmula del millón que puede convertir a un jugador del montón en un fichaje rentable? ¿Son aplicables todas ellas a un deporte sin apenas interrupciones ni tradición en este campo como el fútbol? "Por supuesto", sostiene el director de Stats en España, el periodista Federico Winer. "Sobre todo porque jamás puedes acabar conociendo del todo aquéllo que no puedes medir. Y más en un deporte como el fútbol donde, a diferencia de otras disciplinas, un jugador que salta al campo en el minuto 90 puede marcar un gol y acabar siendo la figura del partido".

"Además de remates y goles, ocurren muchas cosas que no siempre es fácil de cuantificar", añade Álvaro. "Los datos estadísticos y su análisis se han incrementado mucho en España y Europa en los últimos 10 años en el fútbol profesional, y prácticamente cada club de Primera y algunos de Segunda cuentan ya con analistas especializados que usan vídeo y estadísticas para analizar el juego de su equipo y, sobre todo, el de los rivales". Es decir, que la recopilación de estadísticas en el fútbol español es ya una práctica habitual, en las antípodas de aquellos coleccionables Super Dinámico, tan habituales a partir de la década de los 70 del pasado siglo y mucho más allá de la colección de récords de Leo Messi.

Hasta seis efectivos en Barça y Real Madrid

Sin embargo, y más allá del mero hecho de contabilizar registros etéreos de goles o jornadas consecutivas sin perder o encajar algún gol, la finalidad y objetivos en la interpretación de las estadísticas varía en función de cada club. Mientras el Milan, según palabras de Winer "mide a sus jugadores también de forma telemática para extraer conclusiones a nivel físico", centrándose en cuestiones como "cambios de ritmo, puntas de velocidad y cargas de trabajo", Barça y Real Madrid cuentan "probablemente" a juicio de Álvaro "con los mejores departamentos, que ocupan entre tres y seis personas a tiempo completo".

"En España, LFP y Mediapro llevan desarrollando un extraordinario proyecto de análisis desde hace dos temporadas que da servicio a todos los clubes de Primera y Segunda", añade Álvaro, exentrenador en clubes de balonmano de primer nivel como Ademar León o Atlético de Madrid, y para quien la clave reside en manejar y tratar de reducir a la mínima expresión el factor suerte.

"Hay bastantes trabajos que analizan el rendimiento no explicado por las acciones de juego en un partido de fútbol y es cierto que esa indeterminación puede ser alta en un partido. Ahora bien, está demostrado que ese azar disminuye conforme avanza la Liga, por lo que el rendimiento se explica por los datos estadísticos, bien manejados", concluye. Tópicos como los de la suerte de los campeones o en fútbol, dos más dos no siempre son cuatro han pasado a la historia.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad