Cruyff denuncia que el Barça ha perdido prestigio en el mundo

stop

El extécnico holandés critica la política deportiva de la actual junta directiva

Cartel del documental 'L'últim partit', sobre los 41 años de Johan Cruyff en Barcelona

03 de noviembre de 2014 (21:48 CET)

Johan Cruyff se mostró muy crítico con la actual junta directiva del FC Barcelona y denunció que el club ha perdido prestigio en todo el mundo desde que Catar patrocina a la entidad.

"Con Unicef, el Barça era la joya que quería todo el mundo. Nike estaba con contenta con Unicef que con Qatar Airways. Hemos perdido prestigio en todo el mundo", manifestó Johan Cruyff tras la exhibición del documental L'Ultim partit que glosa su figura desde que llegó a Barcelona en 1973.

Cruyff pidió tiempo para evaluar a Luis Enrique, actual entrenador del Barça, pero criticó la actual política deportiva del club. "El Barça tuvo dos entrenadores en nueve años y ahora ha tenido tres en tres años", recordó el holandés. Cruyff incluso se ofreció para mediar en el enfrentamiento entre el actual presidente, Josep Maria Bartomeu, y el expresidente Joan Laporta "porque lo más importante es el club".

Directivos de Laporta

El exentrenador del Barça también expresó su satisfacción por la resolución judicial favorable a Laporta en la acción de responsabilidad civil que juzgó la gestión económica del abogado barcelonés y sus directivos. Este lunes, en Barcelona, Cruyff contó con el apoyo de varios antiguos dirigentes de la entidad, de la era Laporta, como Albert Perrín, Jacint Borràs, Rafael Yuste, Magda Oranich y Josep Cubells. También acudieron a la presentación del documental Agustí Benedito, excandidato a la presidencia del Barça, y antiguos futbolistas como Óscar Garcia y Eusebio Sacristán.

Otros invitados que acompañaron a Cruyff fueron Jaume Roures, fundador de Mediapro, y el escritor y director de cine David Trueba. Más sorprendente fue la presencia de tres directivos de Bartomeu: Jordi Mestre, Susana Monje y Toni Freixa, que repartió abrazos con quienes hace poco eran sus enemigos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad