Cristina Pedroche tapa un lío de David Muñoz en Londres 

stop

El último programa de El Xef levanta nuevas ampollas

Los tatuajes de Cristina Pedroche (y uno que no se ve)

17 de abril de 2017 (11:36 CET)

No dan tregua. El pasado domingo por la noche, Cuatro emitió un nuevo episodio de El Xef. David Muñoz y, por supuesto, Cristina Pedroche se volvieron a ver salpicados por una nueva polémica.

El mediático cocinero protagonizó otra vez un capítulo que no dejó a nadie indiferente. Nervios y enfados dominaron en la emisión dedicada a la apertura de StreetXO Londres. Y es que una vez más, Dabiz volvió a perder la paciencia en los momentos clave.

Las críticas no faltaron. Mientras que los seguidores aplaudieron uno de los capítulos más electrizantes de la temporada, los detractores tomaron la palabra en las redes sociales. En definitiva, El Xef no pasó desapercibido para nadie.

Oídos sordos a las críticas

Por su parte, la colaboradora de Zapeando no dudó en volcarse de nuevo con el programa de su marido. A través de las Stories de Instagram, Pedroche lanzó mensajes animando a la audiencia a ver el programa.

Como ya se ha explicado en Diario Gol en numerosas ocasiones, la vallecana se moja siempre que puede. La diva explica al detalle cada novedad y movimiento del chef. Sabe sacar tajada.

Ahora bien, estos gestos de Cristina no gustan nada a muchos de los fans de la cara bonita. La morena ha dado un paso al frente para defender las críticas que han acechado a los restaurantes de su querido esposo.

Especialmente, el local que se presentó el domingo en Cuatro está teniendo una acogida muy distinta. Es tan querido como criticado.

En la popular web Tripadvisor son muchos los detractores del restaurante. "Toda la cena iba de ilusión a desilusión, pero el punto de inflexión fue la Raspa de Boquerón. Lo que nadie se comería, lo que todo el mundo tira, llega David y te lo pone como plato, frita y con una guarnición casi tan lamentable: tres minipatatas frías y sin gracia", asegura el comentario de un cliente.

"El momento Raspa de Boquerón merece un apartado especial. Esa raspa se me ha quedado atravesada desde que fui y, sobre todo, con el comentario del camarero al presentarla: Lo que falta del boquerón se lo ha comido el cocinero", opina otro comensal.

La gota que colma el vaso

Ahora bien, las opiniones desfavorables no quedan aquí. Mientras que Pedroche defiende a su chef favorito a capa y espada, otras voces escalan posiciones.

Tanto es así que Salvador Sostres ha protagonizado en ABC una de las críticas más duras hacia el nuevo restaurante de la pareja. "Mi amigo tuvo una de las experiencias gastronómicas más desagradables y nefastas de su vida. Música de after, camareros tatuados y agujereados como si fueran camellos, ruido infernal, humos que te dejaban la ropa más que para lavarla, para darla a Cáritas. Y unos platos infames: desde una fideuá quemada, hasta unas truculentas croquetas de aspecto tan lamentable como su sabor", afirma sin pelos en la lengua.

"Lo más grave no fue el horror de Streetxo, sino, una vez más, la indigencia moral de su propietario. Al salir del antro, publicó Jaume las fotos de los tremendos platos y unas consideraciones sobre ellos. David Muñoz, que estaba en Londres, quería llamarle. Le llamó para pedirle explicaciones, amenazándole con despedir al camarero que les había atendido si no retiraba los tuits", asegura en la misma línea el periodista.

Aquí no queda todo. "David Muñoz es una triste pantomima. En nuestro país nadie le ha desenmascarado porque tenemos una crítica gastronómica inculta y corrupta que no sabe nada más que obviedades; y así hemos encumbrado a un macarra de suburbio", concluye sin tapujos.

Ante este revuelo, sonado para bien y para mal, Cristina y Dabiz hacen oídos sordos. La pareja sigue trabajando en su línea y sacando tajada de su popularidad. Un gran tándem.