Cristiano Ronaldo sentencia al Real Madrid en Granada

stop

El cuadro de Mourinho, carente de carácter, se extravía con un gol en propia puerta del delantero portugués (1-0)

Víctor Malo

El momento en que el balón despejado por Cristiano Ronaldo entra en la portería defendida por Diego López | EFE
El momento en que el balón despejado por Cristiano Ronaldo entra en la portería defendida por Diego López | EFE

03 de febrero de 2013 (00:30 CET)

El Real Madrid recuperó su peor versión en Granada. Sin ideas en ataque y totalmente carente de coraje, el Madrid más insípido cayó derrotado por el cuadro de un recién llegado Lucas Alcaraz (1-0). La teórica subida de moral que comportó el empate conseguido por los blancos contra el Barça en el Bernabéu, en la ida de la semifinal de Copa del Rey, tuvo el efecto contrario y el cuadro de José Mourinho volvió a tocar fondo tres días después.

Con una plantilla renovada durante el mercado de invierno, el Granada apostó por buscar la victoria ante su afición y puso sobre el terreno de juego a tres de sus recién llegados: Aranda, Rico y el ex azulgrana Nolito. Su presión, bien elaborada, y la apuesta por el juego sencillo y eficaz dio sus frutos al conjunto granadino, que generó peligro a través de un activo Ighalo y anuló totalmente al Madrid en el primer tiempo. Los blancos llegaron al descanso sin haber realizado ningún disparo a portería, y con un gol encajado. Lo anotó Cristiano Ronaldo en propia puerta – por vez primera en su carrera deportiva – tras un saque de esquina envenenado de Nolito (min. 23).

Impotencia

En la reanudación, Mourinho reaccionó con la entrada de Benzema y Callejón por Higuaín y Khedira. Con una ligera mejoría en su juego, el Madrid consiguió efectuar su primer chute entre los tres palos en el minuto 58. Un peligroso disparo de Ronaldo que fue abortado prodigiosamente por Toño. Pero ni siquiera el regreso de Marcelo, que sustituyó a un espeso Coentrao, aportó el golpe de efecto pretendido. El Madrid chocó una y otra vez contra la defensa del Granada y terminó desquiciado. Totalmente falto de carácter, el cuadro blanco dejó una imagen lamentable que se vio reflejada en la cara de Karim Benzema, tras fallar a puerta vacía el tanto que hubiese supuesto el empate.

Con Mourinho irritado, Cristiano cabizbajo y el resto de jugadores blancos impotentes, el Real Madrid encajó su quinta derrota en Liga, la cuarta en Andalucía – después de haber caído contra el Sevilla, el Betis y el Málaga. El conjunto blanco mantiene sus 43 puntos y la distancia de 15 por debajo del Barça, que podrían volver a ser 18 si el conjunto azulgrana gana el domingo al Valencia. Por su parte, Mourinho volvió a dejar algún ‘recadito' al estado de forma de sus jugadores, en la rueda de prensa posterior al partido. Una excusa que no justifica tan pésimo encuentro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad