Cristiano Ronaldo devuelve la ilusión al Real Madrid

stop

Un gol del delantero portugués en el último minuto certifica la espectacular remontada del equipo blanco ante el Manchester City (3-2)

Marcelo y Pepe celebran el gol del brasileño | EFE

18 de septiembre de 2012 (22:53 CET)

Cristiano Ronaldo hizo feliz al Real Madrid. Un gol del delantero portugués en el penúltimo suspiro calmó la ansiedad y las turbulencias de un equipo que recuperó el carácter perdido y, en un momento especialmente crítico, el buen fútbol. A seis minutos del final perdía ante un resultadista Manchester City, pero el Bernabéu rememoró tiempos pasados con los goles milagrosos de Benzema y Ronaldo. La angustia se transformó en ilusión, un estado de ánimo que recuperó el madridismo y su gran estrella.

Mourinho, que prescindió de Sergio Ramos en el once titular en una decisión nada popular, quería un Madrid aguerrido, con carácter, y situó a Essien y Khedira para auxiliar a Xabi Alonso en el centro del campo. El equipo tuvo mucho músculo y poca creatividad, problema que se agrandó con el pusilánime planteamiento de Mancini, que agrupó a nueve jugadores muy cerca de Hart. Golpeaba el Madrid, normalmente con un inicialmente activo Cristiano Ronaldo, y repelía el Manchester City.

Resistencia inglesa

El primer tiempo fue un ejercicio de constancia e impotencia del Madrid y de resistencia del campeón inglés. No había espacio para la improvisación. Cada equipo era fiel a su guión y el partido no se animó hasta el segundo acto cuando el City empezó a desafiar al grupo de Mourinho con la entrada en escena de Dzeko y un prodigioso Touré, protagonistas del primer gol (minuto 68) inglés.

Acorralado como estaba, Mourinho cambió el registro de su equipo. Xabi Alonso, omnipresente hasta entonces, encontró más apoyos con las incorporaciones de Özil y Modric, dos futbolistas con mucho talento. Casualidad o no, Marcelo empató (minuto 76) con un afortunado remate con su pierna mala, la derecha.

Épica blanca

El partido, más intenso que atractivo, se descontroló totalmente en el último cuarto de hora. El Madrid, rígido hasta entonces, atacó con toda su artillería y recurrió a uno de sus grandes valores, la épica, para revertir el segundo gol del City, marcado por Kolarov a seis minutos del final. Benzema (m. 86) y Cristiano Ronaldo (m. 90) rubricaron un desenlace apoteósico en el Bernabéu. Un desenlace que calmará tensiones en Madrid, aunque no los debates futbolísticos. Con Khedira y Essien, el equipo blanco fue demasiado previsible. Con Özil y Modric, su fútbol se multiplicó.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad