Cristiano hace más líder al Barça (2-0)

stop

El portugués mantiene vivos a los blancos en la Liga y contribuye en la ampliación del colchón azulgrana

Cristiano y Falcao, la cara y la cruz del derby

02 de diciembre de 2012 (00:56 CET)

El Atlético acudió fiel a su decepcionante cita anual en el Bernabéu. El segundo clasificado de la Liga BBVA dio un paso atrás (2-0) en su primer compromiso de entidad en el que calibrar sus opciones reales de cara a un título que de momento se aleja, y para el que se resiste a renunciar un Real Madrid que, como siempre, se agrandó en el derby local liderado por Cristiano Ronaldo. Extramotivado, el portugués frenó en seco las aspiraciones 'colchoneras' con un gol y sirviendo en bandeja de plata el segundo a Mesut Özil, dejando al máximo perseguidor del Barça a seis puntos de la cabeza.

Respondón le salió Cristiano al Atlético. El de Madeira se reencontró tres jornadas después con el gol en la Liga, reivindicándose como el francotirador de los de Mourinho, tras las señales enviadas –siempre desde el talento y sin malas intenciones- por Özil o Sergio Ramos en sus contadas oportunidades como lanzadores.

Cristiano, cazador

Al cuarto de hora, CR7 ejecutó a la perfección un libre directo ante el que nada pudo hacer un Courtois al que volvió a batir a balón parado. Su gol fue la contestación a la primera (y casi única) aproximación clara del Atlético al marco de un Casillas, que apareció para desbaratar un tiro a bocajarro de Falcao a los 13 minutos.

Crecido, tras el referéndum al que había sometido a un Bernabéu que respondió como se esperaba –solo los más fieles ejercieron su derecho a decidir, o más bien mostrar, su apoyo incondicional al técnico-, Mourinho enjauló al 'Tigre' y tiró la llave al Manzanares, cediendo a su compatriota Cristiano la escopeta con la que cazar al Atlético.

El de Madeira completó un partido en el que sacó lo mejor de su repertorio. Curiosamente el mismo día que su gran competidor por el Balón de Oro se quedaba a un solo gol del histórico récord de Gerd Müller. Reivindicando su candidatura, y gustándose hasta el adorno de más que discutible necesidad. Pero él es así. Para lo bueno y para lo malo. Y a quien no le guste, pues que mire para otro lado. Goleador, pero también generoso en la jugada de un segundo gol que hundió aún más al Atlético.

A los de Simeone solo les quedaba la dureza. Su único recurso con el que llevar el derby a un terreno al que el Real Madrid (o mejor dicho Cristiano) se resistieron a acudir. Los palos –un travesaño y un poste- privaron al luso de la guinda. Un 'hat trick' que habría escocido, y mucho a los rojiblancos, que afrontarán en dos jornadas un nuevo test que certifique si la Liga es un sueño o no.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad