Cristiano afina su puntería con vistas al clásico copero

stop

El portugués firmó un 'hat trick' ante un Getafe que se diluyó tras el gol ilegal de Sergio Ramos (4-0)

Cristiano deja atrás al centrocampista del Getafe, Xavi Torres

27 de enero de 2013 (14:10 CET)

El mediodía le sienta bien al Real Madrid. Los blancos cumplieron con el expediente en su ángelus particular ante el Getafe con una actuación estelar de Cristiano. El portugués fue el autor de tres de los cuatro goles de los de Mourinho en un segundo acto en el que firmaron la sentencia azulona en 20 minutos tras desplegar todas sus armas. 

Encarriló el Real Madrid el partido merced a un gol ilegal de Sergio Ramos. Ricardo Carvalho, especialista en molestar al portero en los córners –que se lo pregunten a Valdés si no le recuerda esa acción a la que sufrió hace unos años en Stamford Bridge- comete falta sobre Moyà y el de Camas aprovecha el error del guardameta para adelantar a los suyos a los 52 minutos. Previamente, el Getafe había sido fiel a su guión de equipo sin complejos, de gran calidad individual y peligrosa mordiente, con Diego Castro, amenazante entre líneas y obligando al titular Adán a reivindicarse ante una afición nerviosa tras la lesión de Casillas.

Con la mente puesta en el Barça, Mourinho dio descanso a Xabi Alonso, Khedira y Arbeloa. Sin embargo, no le salió bien la jugada. Al menos en una primera mitad, en la que los del sancionado Luis García Plaza llegaron a tutear al vecino rico. Con Modric y Essien como mediocentros circunstanciales, el Real Madrid solo inquietaba la meta visitante desde la media distancia, por mediación de los misiles de un Cristiano, que ensayaba su rol estelar para desplegarlo a ojos de su madre y su hijo.

Khedira y regreso a la rutina

Mourinho reaccionó en el descanso y ayudado por la tarjeta amarilla que previamente había visto Albiol, aprovechó para sentar al valenciano, desplazar a Essien al lateral derecho y a Ramos al eje de la zaga, para dar entrada a Khedira. Con el alemán sobre el césped, la presencia de Modric en el doble pivote recuperaba parte de su razón de ser, por detrás del póquer destinado a conquistar Old Trafford. Porque la Liga, mal que le pese al madridismo, tiene visos de convertirse en un simple campo de pruebas.

Con Özil, Di María, Cristiano e Higuaín, el portugués ha encontrado al fin la tecla que permite a su equipo recuperar las sensaciones que la pasada temporada le elevaron al altar de la Liga. Y ante un Getafe que se fue consumiendo y acabó recurriendo al pelotazo como único discurso, la apisonadora blanca conducida por CR7 volvió a funcionar como hace una semana en Mestalla. A la contra en el segundo, en combinación en el tercero, y de penalti –ingenuo de Lopo- en el cuarto, para cerrar la cuenta de un trámite, que deja momentáneamente a los blancos a 12 puntos de un Barça en el que no han dejado de pensar desde el pasado miércoles.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad