Condal se aferra a la presidencia

stop

El presidente del Espanyol anuncia, con una sorprendente maniobra, que se presenta a la reelección y que cuenta con el apoyo del máximo accionista

Ramón Condal, en rueda de prensa / EFE

03 de octubre de 2012 (22:42 CET)

Ramón Condal no dimitió. En una maniobra inesperada que sorprendió a todo el consejo de administración el día de su disolución, el presidente del Espanyol comunicó que opta a la reelección. Y, desafiante, aseguró que será reelegido porque cuenta con el respaldo del máximo accionista de la entidad, el ex presidente Daniel Sánchez Llibre.

El propietario de la cadena de supermercados Condis, que ha dirigido un consejo de administración fracturado en los últimos 15 meses, aspira a ser proclamado presidente del Espanyol en la junta extraordinaria de accionistas del 19 de noviembre. Disuelto este miércoles el consejo, una junta gestora formada por siete consejeros, el mínimo exigido por ley, dirigirá el club con "plenos poderes" hasta entonces.

Los siete consejeros que liderarán el proceso de transición son el propio Condal, Joan Collet, Sergio Oliveró (vicepresidente económico, podría liderar una candidatura alternativa), Rafael Entrena, Albert Garrofé, José Manuel Moya y Blas Alascio.

Candidaturas hasta el 25 de octubre


"Yo no me marcho y la prueba es que estoy aquí y me presento a la reelección. Y volveré a ser el presidente porque tengo el apoyo y las acciones de Sánchez Llibre", comentó Condal (entre las suyas y las del ex presidente, un 35% de las acciones, aproximadamente). A su lado, Entrena, el portavoz del consejo de administración, explicaba que el plazo para presentar cualquier candidatura finalizará el 25 de octubre. Enfrente, Collet, Oliveró, Garrofé, Moya y Alascio no disimulaban su sorpresa por la resolución de una crisis abierta desde hace meses y que se recrudeció el pasado domingo, con la derrota del Espanyol ante el Atlético y los gritos de "directiva dimisión" de una parte de la grada.

"Si yo estuviera en el sitio de los chicos de la grada joven, igual gritaría lo mismo", manifestó Condal, quien aseguró que, hasta ahora, su gran obsesión ha sido "reducir la deuda del club", superior a los 120 millones de euros (más del doble del presupuesto de la actual temporada). "Lo hemos conseguido y ahora nos centraremos en la parcela deportiva", añadió el máximo dirigente del Espanyol, convencido de que la actual convulsión institucional menguará si el equipo "gana los próximos partidos". "Si mi gestión no hubiera sido buena, no me presentaría", sentenció Condal, que ha salido indemne de las filtraciones interesadas del lunes que anunciaban su dimisión.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad