Cierco se une al club de los directivos sin funciones en el Barça

stop

La junta libera al presidente de BPA de sus responsabilidades como vicepresidente de la Fundación y lo aparta como a Toni Freixa

Ramon Cierco y Josep María Bartomeu

23 de marzo de 2015 (22:17 CET)

El Barça sigue siendo noticia tanto por lo que pasa sobre el terreno de juego como por lo que ocurre en los despachos, de puertas adentro. La victoria en el clásico contra el Real Madrid no libra al club azulgrana de una resaca futbolera menos plácida de lo que debiera, con preocupantes novedades en el 'caso Neymar' y una nueva reestructuración directiva vinculada a otro escándalo judicial: Ramon Cierco ha sido relegado de sus funciones en el fútbol formativo y de la vicepresidencia de la Fundación del club. El presidente de Banca Privada de Andorra (BPA) se une al club de los directivos sin funciones del Barça, junto a Toni Freixa.

El club explica lo sucedido en un comunicado emitido tras la reunión de junta directiva que se celebró este mismo lunes a las 20:00 horas. "La junta directiva acepta liberar a Ramon Cierco de sus tareas directivas en el marco del fútbol base y en la vicepresidencia de la Fundación. Desde hoy, continuará como vocal de la junta", expone el mensaje de la entidad.

Lavado de imagen del club

Cierco puso su cargo a disposición del presidente tras conocerse que BPA ha sido intervenida por indicación del Tesoro estadounidense. El club, atormentado por diversos frentes judiciales, ha optado por poner tierra de por medio y aceptar la petición de Cierco, siendo apartado de todas sus funciones. Se mantendrá como vocal de la junta, rango que ni siquiera figura entre las competencias de Freixa, el directivo marginado.

La decisión del presidente, Josep María Bartomeu, va claramente dirigida al esfuerzo colectivo que la junta y la cúpula ejecutiva del club están llevando a cabo en los últimos días para lavar la imagen del Barça, desprestigiado de cara al exterior por el 'caso Neymar', la acción de responsabilidad y la sanción de la FIFA. Todo con miras puestas en la carrera electoral.