Casillas: límite 48 horas

stop

El capitán del Madrid afronta ante la Juventus de Turín el que puede ser su último partido como cancerbero del equipo blanco

Iker Casillas y Carlo Ancelotti en el Madrid-Valencia (2-2)

11 de mayo de 2015 (18:16 CET)

El sábado, ante el Valencia (2-2), sintió el vacío del apestado. El Bernabéu se ensañó con Casillas, que salió trasquilado en la comparación a tiempo real con el portero valencianista. Nadie del club y del equipo le echó un capote mediático tras el empate que abre de par en par las ventanas del título al Barça. Únicamente los amigos (Rafa Nadal, David Bustamante) y algunos rivales (Diego Alves, Paco Alcácer) quitaron hierro a la difícil relación que mantiene el mostoleño con un sector, ya, muy crecido de la grada del Bernabéu. Butragueño, Ancelotti y Carvajal, se pusieron de perfil al requerirles sus opiniones sobre la pitada al guardameta madridista. El divorcio Casillas-Bernabéu es total. Y llega en el peor momento. Cuando el Madrid está a 48 horas del partido más importante de la temporada. De caer eliminado ante la Juventus de Allegri, Casillas habrá jugado, probablemente, su último partido en Chamartín.

Las dos claves de sus resistencia a irse

La importancia de la eliminatoria ha llevado en las últimas horas a todas las instancias madridistas a pedir unidad y apoyo incondicional a la afición en torno a Casillas. Que no haya ni un pito. Ni una recriminación. El objetivo de la clasificación para la final de Berlín está por encima de inquinas que, para algunos, empezaron hace tres años cuando José Mourinho, primero, y Carlo Ancelotti, después, le apartaron de la titularidad. El club, el entorno de Casillas, y el propio Iker Casillas, reconocen abiertamente que su etapa en el Real Madrid ha concluido. Ya estuvo a punto de irse al final de la temporada pasada a la Premier, donde recalará cuando abandone la Casa Blanca. Si continúa es por interés pecuniario. Casillas quiere cobrar los dos ejercicios que le quedan –redondeando, unos 30 millones de euros brutos–, y Florentino, claro, no está por la labor. La contratación del nuevo portero se pondría entonces por un pico: más de 60 millones de euros.

Pero si Casillas se resiste a irse es también por amor. Abandonar la capital de España afectaría al futuro profesional de su pareja, Sara Carbonero, obligada de alguna manera a dejar su trabajo en Tele 5. Y es que Iker no concibe la vida alejado ni un minuto de su chica e hijo. Prefiere sacrificarse que cambiarle la vida a su familia. Estas son dos de las claves de porqué Casillas sigue en el Real Madrid.

Regreso a los orígenes del 4-3-3

Respecto al encuentro del miércoles contra el equipo bianconero, Ancelotti volverá a sus orígenes (4-3-3) y dejará de experimentar con Sergio Ramos como escudero de Toni Kroos. El medio centro alemán no sufre ninguna lesión después de que cayera desequilibrado en un salto con André Gomes y será de la partida frente a la Juventus. Es el jugador que más pases ha dado (800) y completado (760) en la Champions (95%). Karim Benzema también estará en el once titular, con lo que Carletto recuperá a la BBC para el frente de ataque. Con el francés sube el juego del equipo, es uno de los mejores socios de Cristiano y se generan más situaciones de gol. Karim lleva marcados seis goles en ocho partidos en la Champions, y ha dado dos asistencias en dos partidos: contra el FC Basel suizo (5-1 y 01) en la fase de grupos. Es un intocable.

Este será el equipo de Carlo Ancelotti frente a la escuadra de Massimiliano Allegri: Casillas; Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo; Isco, Kroos y James; Cristiano, Benzema y Bale. Arbitrará el sueco Jonas Eriksson, de 41 años. Será la tercera vez que pite a los blancos y la segunda en el Bernabéu. Arbitró el Real Madrid-Zenit de San Petersburgo (3-0) de la temporada 2008-09, y el Ajax-Real Madrid (1-4) de la temporada 2012-13, donde los madridistas se clasificaron por tercera vez consecutiva para una semifinal de la Champions. Erikson también ha arbitrado dos partidos a la Vecchia Signora: Shakhtar-Juventus (0-1), en la temporada 2012-13, y el Juventus-Copenhague (3-1), la temporada siguiente. El sueco, y el turco Cüneyt Çakir –arbitrará la final de Berlín–, están considerados como árbitros de cámara de la UEFA.

Nunca pasó a la final habiendo perdido en la ida

Esta es la vigésimo sexta semifinal del Real Madrid en la máxima competición europea de clubs. De las 26 veces que ha jugado, en 13 (50%), se clasificó para la final, donde sólo perdió tres: Amsterdam, 1962 (Benfica, 5 – Madrid, 3); Viena, 1964 (Inter, 3 – Madrid, 1); y París, 1981 (Liverpool, 1 – Madrid, 0). Las 13 restantes, en tres perdió la eliminatoria habiendo empatado el partido de ida y sólo una, en 1980, después de ganar en la ida: 2-0 al Hamburgo, en el Bernabéu, y 5-1, en el Volksparkstadion. De las siete semifinales donde el Real Madrid perdió en la ida, en las siete cayó eliminado. Y de esas siete veces, en cuatro, su rival se proclamó campeón de Europa. La Juventus de Turín, en cambio, en las cuatro ocasiones que ganó el partido de ida por 2-1, nunca cayó en competición europea.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad