Casillas: cinco Ligas y 500 partidos

stop

Es, junto con Sanchís, el segundo jugador de la historia del Madrid con más encuentros oficiales

Juan Carlos Pasamontes

Iker Casillas, en el suelo, tras una parada en el partido contra el Elche, su encuentro 500 en la Liga | EFE
Iker Casillas, en el suelo, tras una parada en el partido contra el Elche, su encuentro 500 en la Liga | EFE

23 de febrero de 2015 (09:41 CET)

Iker Casillas celebró ante el Elche (0-2) su partido 500 de Liga como madridista con una estirada de escándalo a un balón que se iba fuera. Es ya, junto con Manolo Sanchís (1983-2001), el segundo jugador de la historia del Real Madrid con más encuentros oficiales, 710; por detrás de Raúl González Blanco (1994-2010): 741, 550 en Liga. El récord absoluto lo ostenta, con 622, Andoni Zubizarreta (1981-1998), exportero del Athletic Club, FC Barcelona y Valencia CF.

Si el de Móstoles no abandona el club de Concha Espina a final de temporada –a pesar de que él lo niega, no hay que descartarlo–, podría superar al eterno capitán del Madrid el próximo septiembre. Con la victoria merengue ante los ilicitanos, Casillas suma además 328 victorias en 16 temporadas, lo que le convierte en el madridista con más triunfos ligueros; estaba empatado con Raúl a 327. El récord absoluto en este apartado también lo tiene el ex director deportivo del Barça con 333.

Un Zamora en el palmarés individual

Los 500 partidos ligueros de Casillas coinciden con el centenar de encuentros oficiales con el Real Madrid del técnico italiano Carlo Ancelotti. Desde que El Santo debutara en San Mamés, el 12 de septiembre de 1999, ha ganado 328 partidos, ha empatado 85 y perdido 87. En su debe figuran 510 goles encajados, 1,02 goles por partido. Un promedio relativamente alto que justificaría el hecho de que en su carrera deportiva sólo haya conseguido un trofeo Zamora (temporada 2007-08, con el alemán Bernd Schuster en el banquillo de Chamartín), frente a los dos de Ricardo Zamora (1931-32 y 1932-33), Vicente Train (1962-63 y 1963-64), Antonio Betancourt (1964-65 y 1966-67) y Paco Buyo (1987-88 y 1991-92). En el extenso palmarés de entorchados del meta madrileño figuran cinco títulos de Liga: 2000-01, 2002-03, 2006-07, 2007-08 y 2011-12.

Casillas se ha enfrentado a 38 equipos diferentes contando el Elche, con el que hasta ahora nunca había jugado. Diego López ocupó la portería la temporada pasada en los dos choques contra los ilicitanos, y en el encuentro de ida en la actual, el titular fue Keylor Navas. El Martínez Valero, sin embargo, es un estadio propicio para el capitán del Madrid y de la Selección. Las cuatro veces que ha visitado el estadio del Elche –una, la última, con su equipo, y tres con el combinado nacional–, las cuatro, ha salido con la victoria bajo del brazo. Contra Ucrania (2-1) en 2003, en la fase de clasificación para la Eurocopa de Portugal 2004; contra Egipto (2-0) en 2006, en partido amistoso; e Italia (1-0) en 2008, encuentro de preparación para la Eurocopa de Austria y Suiza.

La parada imposible a Perotti

De las muchas paradas imposibles de Iker Casillas en la Liga, una destaca sobremanera: la que le hizo al sevillista Diego Perotti, el 4 de octubre de 2009. Fue algo sobrehumano, gigantesco, épico, que casi calcaría dos años después en el mismo escenario ante Manu del Moral. Cuando el Sánchez Pizjuán celebraba el 2-0 al Real Madrid, repelió con su antebrazo izquierdo desde el suelo una pelota en línea de gol. Casillas cruzó de palo a palo, de izquierda a derecha, para atajar un remate a bocajarro de Perotti, tras un centro envenenado de Negredo. Pudo haber sido la parada de su vida. De no ser, claro, por Arjen Robben y el Mundial de Suráfrica.