Carpena pierde la última batalla contra Anna Tarrés: el despido fue improcedente

stop

El Supremo no admite a trámite el recurso presentado por la federación de natación, que indemnizará a la ex seleccionadora de sincronizada con 383.000 euros

La ex seleccionadora española de natación sincronizada Anna Tarrés

10 de mayo de 2015 (20:34 CET)

Último y parece que definitivo revés contra la Real Federación Española de Natación (RFEN) por la destitución de la ex seleccionadora de sincronizada Anna Tarrés. El Tribunal Supremo no admite el recurso de casación presentado por el organismo deportivo contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), que consideraba que el despido era improcedente. El ente federativo, presidido por Fernando Carpena, compensará a Tarrés con 383.000 euros.

El Supremo ha ratificado las sentencias de los demás estratos judiciales. Primero fue el juzgado de los social número 2 de Terrassa (Barcelona) el que consideró improcedente el despido en 2012. El TSJC reafirmó esta decisión en 2013, y el Supremo la mantiene ahora.

Pago realizado en 2013

Carpena ha confirmado esta noticia, y ha lamentado que el Supremo no haya entrado en el fondo de la cuestión: "Las comparaciones que nosotros utilizábamos no eran idénticas al del caso de Anna Tarrés". El presidente de la RFEN mantiene que Tarrés obligó a tres nadadoras a firmar acuerdos publicitarios al margen del organismo. Carpena, no obstante, asegura que el pago de la indemnización ya se efectuó en 2013 y no repercutirá ahora en las cuentas.

El despido laboral coincidió con la denuncia de algunas nadadoras contra su persona por presuntos malos tratos de Tarrés en los entrenamientos. Las formas de la RFEN no fueron las correctas, según denunció la ex seleccionadora y corrobora la justicia, porque Carpena presentó a su sustituta cuando todavía tenía contrato en vigor y apartó a Tarrés de todas las funciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad