Cardenal impulsa un Decreto para quitar poder a las federaciones españolas

stop

El CSD, que tiene a Villar y Escañuela en el punto de mira, otorga al TAD nuevas atribuciones: poder para convocar elecciones y exigir documentación

Víctor Malo

Miguel Cardenal (centro) rodeado por Alejandro Blanco (COE), José Luis Escañuela (RFET), Ángel María Villar (RFEF) y Andrés Gutiérrez Lara (RFEC) | Diario Gol
Miguel Cardenal (centro) rodeado por Alejandro Blanco (COE), José Luis Escañuela (RFET), Ángel María Villar (RFEF) y Andrés Gutiérrez Lara (RFEC) | Diario Gol

01 de octubre de 2015 (23:06 CET)

Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, ha impulsado un Real Decreto –propuesto por el poder ejecutivo para ser aprobado con carácter de urgencia– para limitar el poder a las federaciones deportivas españolas. Los conflictos latentes con Ángel María Villar –presidente de la Federación Española de Fútbol– y José Luis Escañuela –presidente de la Federación Española de Tenis, actualmente suspendido en sus funciones–, entre otros, son el móvil que ha llevado al presidente del CSD a reforzar la autoridad del cuestionado Tribunal Administrativo del Deporte.

En aras de los procesos electorales que se ciernen sobre las federaciones deportivas españolas de cara a 2016, Cardenal propone que el TAD tenga el poder de convocar elecciones cuando las federaciones no acaten su mandato. Es decir, el TAD podrá ordenar la convocatoria de elecciones en las federaciones si, en el plazo de un mes desde la resolución firme del TAD, la misma no se hubiera adoptado por el órgano inicialmente competente.

Esta situación puede afectar directamente a Villar y Escañuela, cuya continuidad en los cargos que ostentan al frente de sus respectivas federaciones serán sometidos a votación en 2016. En el caso de la RFEF, al no participar la selección española sub-21 en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, los comicios deberían celebrarse en el primer semestre de 2016, antes de verano.

Conflicto Villar-Lissavetzky en 2010

El CSD, a través del TAD, quiere velar por el cumplimiento de esta situación, toda vez que en tiempos pasados Villar protagonizó disputas de este tipo con el entonces Secretario del Deporte, Jaime Lissavetzky, que censuró que Villar se opusiera a celebrar elecciones sin admitir el voto por correo. La polémica llegó a oídos de Joseph Blatter, presidente de la FIFA, que defendió a Villar y amenazó con tomar medidas respecto a la selección española, precisamente el año que ganó el Mundial de Sudáfrica en 2010.

El otro aspecto que regula el proyecto de Real Decreto de Cardenal –además de numerosos cambios en la composición del TAD–, consiste en obedecer los mandatos directos del CSD en el sentido de "emitir los informes que le sean solicitados por el Presidente o la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes en las materias de su competencia". Lo que va en parte referido a la solicitud de informes económicos y auditorías de cuentas de las federaciones, un aspecto que también ha sido motivo de conflicto tanto con Villar como con Escañuela.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad