Benedito abre la campaña electoral al Barça con un peligroso juego sucio