Ben Flower, jugador de la Liga inglesa de rugby, pierde los papeles en la final del torneo

stop

El agresor se convirtió en el primer jugador expulsado de la historia de las finales

13 de octubre de 2014 (11:44 CET)

El rugby tiene la merecidísima fama de ser un deporte noble. Pese a ello, también cuenta con episodios muy desagradables. Uno de ellos sucedió en el transcurso de la Super League Grand Final, que disputaron el Wigan Warriors y St Helens. Durante los primeros minutos del partido, el delantero del Wigan Warriors, Ben Flower, se volvió contra Lance Hohaia, del St Helens, y le propinó un puñetazo en el rostro que tumbó a su contrincante. Una vez en el suelo, Flower volvió a golpear el rostro de Hohaia.

Los hechos provocaron una tángana entre los jugadores de ambos equipos, que el colegiado del encuentro fue capaz de disolver. Ben Flower se convirtió en el primer jugador expulsado en una final de la Super League. "Lo siento por lo que pasó anoche. No hay defensa de mis acciones", declaró Flower tras el encuentro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad