Beloki: "Quiero limpiar mi nombre"

stop

El exciclista vasco forzó que le abriesen un expediente disciplinario para poder defenderse

12 de febrero de 2013 (18:36 CET)

Joseba Beloki ha declarado como testigo en el juicio de la ‘Operación Puerto' y ha negado "categóricamente" que nunca haya conocido y ni siquiera "cruzado palabra" con Eufemiano Fuentes. Beloki, que solicitó insistentemente a la Federación Española que le abriese un expediente disciplinario, explicó ante la jueza el por qué de su voluntad de comparecer en este proceso judicial: "Era para poderme defender de aquellas cosas que daban vueltas por ahí, porque no me podía defender ni podía hacer planes de futuro. Quería limpiar mi nombre".

Beloki también ha negado conocer los documentos incautados al doctor canario en los que se leen las siglas 'J.B.' y 'BLK' junto a una planificación deportiva de 2005 o pagos de productos dopantes. Es por ello que "lógicamente no puede haber" una bolsa de sangre suya entre las incautadas por la Guardia Civil. El exciclista, enrolado con el equipo Liberty de Manolo Saiz cuando estalló el caso en mayo de 2006, ha defendido su "expediente impoluto a día de hoy" como ciclista a lo largo de su carrera deportiva entre 1999 y 2006.

No conoce a Eufemiano Fuentes


"De mi salud y mis problemas, sobre todo después de 2005 tras mi caída en el Tour, siempre se han encargado los doctores del equipo. Todos los controles se hicieron escrupulosamente bien por el equipo. No conozco al doctor Fuentes, nunca hemos cruzado palabra, por lo tanto no me ha podido hacer nunca una extracción. Lógicamente no puede haber bolsa mía en las incautadas", se defendió durante su testimonio Beloki, que también dijo desconocer al hematólogo Merino Bartres.

Al vasco, que subió tres veces al podio del Tour entre 2000 y 2002, se le enseñaron hasta cuatro documentos del tomo III del sumario (folios 688, 690, 691 y 833) en los que se podía intuir su nombre detrás de las siglas 'J.B' o 'BLK' y negó conocerlos todos ellos, incluido el referido a su planificación deportiva de la temporada 2005. Respecto a otros documentos, uno con un pago pendiente de 780 euros a Fuentes a nombre de 'BLK' y otro de 450 euros efectuado por esas mismas siglas, reiteró que es "imposible" que sea él si nunca conoció al médico.

Dudas

Ante la pregunta de si estaría dispuesto a facilitar una muestra de sangre para cotejar con las bolsas de sangre incautadas por la Guardia Civil, se mostró ambiguo. "He estado intentado colaborar lo máximo posible durante siete años. En este momento me lo tendría que pensar, ahora que no soy ciclista no sé qué iba a responder", contestó, antes de explicar su actuación tras conocer que su nombre estaba "saliendo en la prensa" tras estallar la 'Operación Puerto'.

Beloki tomó la iniciativa de forzar que le abriesen un expediente disciplinario porque en el pelotón regía la norma no escrita de "corredor que huele, corredor que no puede estar en un equipo". "Si hay algo, sancióneme para yo poder defenderme cuanto antes. Viendo que todo eran largas, lo dejé por imposible", agregó al respecto Beloki, que se calificó como "tremendamente escrupuloso" con cualquier tema de dopaje y "al margen de todo tipo de habladurías".

Condiciones de los controles de sangre

El nuevo abogado de Eufemiano Fuentes, Tomás Valdivielso, centró sus preguntas sobre las condiciones en las que la Unión Ciclista Internacional (UCI) realizaba sus controles de sangre, debido a que el juicio oral versa sobre un delito sobre la salud pública.

"La UCI te hacían las extracciones en todo tipo de sitios, comedores con biombo o verdaderos cuchitriles. No lo hacen en un local adaptado para la extracción de sangre. Nunca di hematocrito alto, en absoluto. Yo me caí patas arriba en un Tour de Francia sacándome un tubo de sangre. No me informaron de que eso podía ocurrir y yo me suelo poner malo cuando me hacen un análisis", explicó sobre un procedimiento en el que "se sacaba lo normal, tres o cuatro tubos, no medio litro" como sí solía hacer Fuentes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad