Bélgica y Holanda podrían unirse en el nuevo mapa de ligas europeas

stop

El Standard de Lieja amenaza con inscribirse en la Ligue 1 francesa si los campeonatos belga y holandés no se fusionan

El uruguayo Nacho González celebra un gol con el Standard

27 de diciembre de 2012 (20:57 CET)

Los tiempos cambian y en los tiempos del mercado libre y la globalización, las fronteras también en el fútbol parecen ser cada vez más relativas. Si hace apenas unas semanas se hacía pública desde Moscú la posibilidad de que la Premier League rusa ampliase su radio de acción a otras repúblicas exsoviéticas como Ucrania o Bielorrusia, la posibilidad de un nuevo mapa europeo de ligas de fútbol se traslada ahora a Bélgica, donde uno de los clubes insignia de la Jupiler Pro League, el Standard de Lieja ha amenazado con inscribirse en la Ligue 1 francesa con el fin de conseguir los beneficios económicos que su liga no puede proporcionarle y que solo la resultarían posibles con la fusión del campeonato belga con la Eredivisie holandesa.

"Si no somos capaces de construir una Beneliga, nuestro equipo solicitará la integración en la Ligue 1 francesa, lo que, si lo quieren los franceses, es posible reglamentariamente", declaró este miércoles el patrón del Standard, Roland Duchâtelet, quien propugna la creación de una Liga conjunta entre Holanda y Bélgica con 20 equipos, 12 holandeses y ocho belgas. "Si no", dijo Duchâtelet en diversos medios, "el fútbol belga morirá de muerte natural".

Los clubes de ambos países, de acuerdo

Viniendo de donde viene, del país que generó la sentencia Bosman que revolucionó hace más de una década el fútbol europeo, no hay razones para desdeñar un proyecto que surge de la necesidad y de la pobreza. Bélgica y Holanda ya borraron temporalmente, y con éxito, sus fronteras futbolísticas para organizar conjuntamente la Eurocopa de 2000. "En Europa no hay en estos momentos más que cinco grandes Ligas que se reparten la parte del león de los derechos televisivos", dijo el dirigente belga en relación con la española, la inglesa, la alemana, la italiana y la francesa.

"Necesitamos crear una Liga que pueda competir con ellos". Según Duchâtelet, otros clubes belgas y holandeses, como el Anderlecht, el Brujas, el Ajax y el PSV, están de acuerdo con su idea, un proyecto del que se habla cíclicamente en ambos países desde que, hace años, Michel Verschueren, el mánager del gran Anderlecht de los años 80, el de Lozano y Nilis, lanzara la idea por primera vez.

Catalunya y Euskadi, expectantes

La idea de reforzar las ligas nacionales en conjunción de los vecinos no solo encuentra eco en el corazón de Europa. Mientras que el sueño de los dos 'grandes' de Glasgow de integrarse en la Premier League inglesa parece desvanecerse tras la desaparición y refundación del Rangers, en los límites orientales del Viejo Continente también se oyen voces similares.

Así, y desde el consorcio gasístico Gazprom –propietario del Zenit de San Petersburgo y patrocinador de la Champions League, el Chelsea y el Schalke 04- se ha propugnado la inclusión de equipos ucranianos y bielorrusos en la liga rusa, iniciativa que sin lugar a dudas sería bienvenida en los sectores independentistas catalán y vasco, que contarían entonces con un claro precedente para reorganizar sus competiciones sin tener que mirar exclusivamente a Madrid.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad