Baumgartner siguió un plan de entrenamiento parecido al de los pilotos de Fórmula 1

stop

Red Bull espera ingresar 100 millones de euros por el salto más mediático, que costó 50 millones

Felix Baumgartner llevó a cabo una dura preparación física | Archivo

15 de octubre de 2012 (21:02 CET)

Felix Baumgartner, el austriaco de 43 años que batió el récord de salto desde más altura, visualizó su hazaña hace cinco años. En 2009 se paralizó su ambicioso proyecto y, desde entonces, ha seguido un plan de entrenamiento específico parecido al de los pilotos de Fórmula 1. El domingo, su gran sueño se hizo realidad.

Baumgartner necesitaba fortalecer su cuerpo para realizar los ejercicios de posicionamiento en el aire. Su misión consistía en colocarse en posturas sólidas durante el descenso, embutido en un rígido traje presurizado. Todo un experimento, ya que nunca se había probado una indumentaria en condiciones atmosféricas semejantes. De hecho, el casco y el traje fueron las únicas protecciones de Baumgartner en la gesta que protagonizó.

"Ha seguido un minucioso plan de cardio y musculación. Era fundamental fortalecer el tronco y el cuello para minimizar el impacto de la caída. Baumgartner tenía muy poca movilidad porque el traje pesaba casi 40 kilos", explicó una de las responsables de comunicación de Red Bull, patrocinador del evento, a Diario Gol.

Ocho millones en YouTube

El salto del domingo de Baumgartner tuvo un gran impacto mediático. Fue seguido por 4,3 millones de personas a través de Teledeporte (27,8% de cuota de pantalla) y tuvo una audiencia acumulada de 5,6 millones de personas. En internet, YouTube emitió la hazaña del saltador austriaco durante más de dos horas y alcanzó una audiencia superior a los ocho millones de espectadores.

Red Bull, la mayor empresa de bebidas energéticas, obtendrá un gran beneficio económico. El salto de Baumgartner le ha costado unos 50 millones de euros, pero ha cifrado en unos 100 millones de euros los ingresos que obtendrá. La hazaña del austriaco también será muy rentable para otro de sus patrocinadores, Zenith, prestigiosa empresa suiza de relojes.

Cifras y récords por homologar

Baumgartner espera que la Federación Internacional de Aeronáutica homologue los tres récords mundiales que logró el domingo: el de primer hombre capaz de superar la barrera del sonido en caída libre (alcanzó una velocidad máxima de 1,342 kilómetros por hora), la distancia más larga superada en caída libre (38.900 metros) y la de ser el piloto que más alto ha subido a bordo de un globo tripulado (39.045 metros).

Durante su juventud, Baumgartner formó parte de las Fuerzas Aéreas Austriacas, cuerpo en el que aprendió a aterrizar desde gran altura. En los últimos años, con el patrocinino de Red Bull, se ha convertido en el saltador base más famoso, modalidad del paracaidismo que consiste en saltar desde un objetivo fijo y no desde una aeronave en vuelo.

En 1999 batió su primer récord al lanzarse desde las Torres Petronas, en Kuala Lumpur (Malasia) y en 2003 se convirtió en el primer hombre que cruzó el canal de la Mancha en caída libre. Uno de sus saltos que tuvo más impacto fue el que protagonizó desde el Cristo Redentor, en Rio de Janeiro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad