Bartomeu y Cruyff escenifican la paz de dos corrientes antagónicas

stop

El presidente del Barça y el exentrenador holandés presentan el proyecto 'Pati 14' de la mano de la Fundación La Caixa

V.M.

Josep María Bartomeu, Johan Cruyff y Jaume Giró (La Caixa) presentan un acuerdo de colaboración entre sus fundaciones | Twitter
Josep María Bartomeu, Johan Cruyff y Jaume Giró (La Caixa) presentan un acuerdo de colaboración entre sus fundaciones | Twitter

09 de marzo de 2015 (14:20 CET)

Johan Cruyff y Josep María Bartomeu se han bajado del burro. Los representantes de dos modelos rivales y antagónicos se reunieron este lunes en el patio de la escuela CEIP Seat, en la Zona Franca, para sellar la paz y tratar de sembrar un atisbo de unión entre dos corrientes muy alejadas: el laportismo y el rosellismo; o lo que en tiempos pasados se identificaba como el cruyffismo y el nuñismo.

Bartomeu, líder de un proyecto que aspira a gobernar hasta 2021, trata de marcar distancias con su predecesor a pasos agigantados para reforzar la teoría de que el barcelonismo está por encima de todos y que la unión hace la fuerza. Por este motivo, presentó un acuerdo de colaboración entre el Johan Cruyff Institute, la Fundación Bancaria La Caixa, representada por Jaume Giró, y la Fundación FC Barcelona para sacar adelante el proyecto 'Pati 14'.

Rehabilitar 10 patios de escuelas

El objetivo consiste en rehabilitar diez patios de diferentes escuelas en toda la geografía de Cataluña y donar un pack deportivo para mejorar su equipación. Para ello, el Barça se compromete a hacer una aportación económica que ni el propio Cruyff ha podido rechazar. La encajada de manos entre el holandés y Bartomeu simboliza un acuerdo inimaginable hace cinco años.

En 2010, cuando Sandro Rosell ganó las elecciones del club y fue investido presidente, se apresuró en retirar a Cruyff la condición de presidente de honor que le había otorgado Joan Laporta en el desenlace de su mandato presidencial. El holandés, hombre de fuerte carácter donde los haya, no dudó en ir hasta las oficinas del club a devolver la insignia que le habían entregado.

Barto gana puntos

Casi cinco años después, el propio Cruyff y el heredero del legado de Rosell, Bartomeu, han dado un paso al frente para acabar con aquel mal recuerdo. Para dejar atrás un pasado complicado y empezar desde cero. Lo que más sorprende del caso es que el acuerdo se produce estando el proceso electoral a la vuelta de la esquina. Llama la atención que Cruyff ceda y brinde su apoyo a Bartomeu en un acto que podría ser perjudicial para su amigo Laporta, en caso de que se presente a las elecciones del Barça.

Barto, el presidente no electo, gana puntos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad