Bartomeu señala a Rosell como responsable de la operación Neymar

stop

El presidente del Barça niega cualquier implicación propia en el fichaje y atribuye las responsabilidades fiscales a Cuatrecasas

El presidente Bartomeu, rodeado de nacionales, a su salida de la Audienca Nacional | Javier Lizón - EFE

13 de febrero de 2015 (16:49 CET)

El presidente del Barça, Josep María Bartomeu, negó cualquier implicación propia en la contratación del futbolista Neymar Junior da Silva durante el largo interrogatorio al que fue sometido en la Audiencia Nacional. El máximo mandatario del club azulgrana no tuvo problemas, en cambio, para señalar a Sandro Rosell como principal responsable de la operación ante el juez Pablo Ruz. 

Bartomeu aseguró no haber intervenido ni en la "negociación" del fichaje ni en la "configuración" de sus contratos. En todo momento atribuyó el "liderazgo" de la operación a Rosell, su predecesor en el cargo de presidente azulgrana. Algo, por otra parte, coherente con las declaraciones de Rosell ante el juez en julio de 2014, cuando asumió como suya toda la operación. 

También delega responsabilidades en Cuatrecasas

No fue el único al que Bartomeu atribuyó responsabilidades. El presidente azulgrana también señaló al despacho de abogados Cuatrecasas Gonçalves Pereira como responsables de la regularización de los impuestos derivados del fichaje. Si alguna cosa se hizo mal –algo que se desprende de la interpretación tanto de Hacienda como del fiscal José Perals–, fue por error de los profesionales, nunca con voluntad del club.

"Yo les di la instrucción de que trabajasen con riesgo cero, que lo arreglaran y que pagaran", dijo Bartomeu antes de confirmar una de las informaciones que ofreció Diario Gol en los últimos días: "Y creo que hemos pagado de más". Esto lo decía en relación a los 13,5 millones de euros depositados por el club ante la Agencia Tributaria. Según estimaciones de Cuatrecasas, la cantidad máxima a pagar debería ser de 12,2 millones.

Atribución de responsabilidades

Contrasta la declaración del presidente, asesorado por el penalista José Ángel González Franco, porque intenta crear unión entre todas las partes pero, a su vez, delega responsabilidades entres las partes. Lo relativo a la primera imputación del club, en caso de que haya algo punible, fue obra de Rosell. Lo referente a la segunda, de Cuatrecasas.

En todo caso, Bartomeu siempre defendió que el Barça nunca tuvo ánimo ni de defraudar a Hacienda ni de delinquir. Que siempre se entendió la operación como una fórmula financieramente óptima para fichar a un gran futbolista, deseado, entre otros, por el Real Madrid. Y que todos los movimientos fiscales que se efectuaron fueron a recomendación previa de expertos.

Apoyo al padre de Neymar

Bartomeu también defendió la implicación del padre de Neymar con el club a la hora de justificar los pagos por los contratos de scouting y de marketing. El presidente reconoció su buen hacer tanto a la hora de enviar "múltiples" informes de futbolistas en sus labores como ojeador del Barça, como a la hora de buscar acuerdos comerciales. El último, con la firma firma de desodorante de pies Tenys Pé, que también patrocina a Neymar, he reportado un millón de euros al club. 

"La empresa de Neymar no era una entelequia, en ella trabajaban entre 30 y 40 personas y tenía un edificio de cuatro plantas", dijo Bartomeu para zanjar un debate que se ha alimentado en los últimos días. Al parecer, el presidente del Bará se refiere a una compañía que los Neymar tienen en Brasil y que no tiene nada que ver con una supuesta oficina que iban a montar en Barcelona y que provocó división de opiniones con la declaración del padre de Neymar en octubre de 2014.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad