Bartomeu capea la crisis: el Barça afronta la recta final mejor que el Madrid

stop

La continuidad de la actual junta directiva depende en buena medida de la marcha de los hombres de Luis Enrique, aspirantes a ganarlo todo

Josep María Bartomeu saluda a la grada del Camp Nou, eufórica con el Barça de Luis Enrique | Diario Gol

08 de marzo de 2015 (23:59 CET)

Líderes en Liga, finalistas de Copa y más que probables cuartofinalistas de la Champions. La trayectoria deportiva del Barça de Luis Enrique, que se topó con la tormenta institucional más agónica de los últimos años, ha roto todas las tensiones y ha unificado al barcelonismo. Josep María Bartomeu, presidente accidental del club azulgrana, está más cerca de conseguir su primer título desde que se convirtió en la máxima autoridad del Barça, con permiso de Messi.

El Barça ya no solo vence, también convence. Y cuanto mejor está el equipo, más beneficiado se ve su principal altavoz, el presidente. Muy deteriorada en el último año, desde que se destapó el 'caso Neymar' y dimitió Sandro Rosell, la junta directiva del club encara este tramo final de temporada como la única esperanza para revalidar su mandato. Una misión difícil, pero no imposible.

La actual junta ha sorteado controversias de todo tipo. Desde el acoso judicial sufrido en muy diversas vertientes a la recomposición de la estructura deportiva y ejecutiva, pasando por las inspecciones de Hacienda o las rivalidades internas entre los propios directivos. Sin embargo, el ambicioso proyecto de remodelación del Camp Nou y los satisfactorios resultados económicos fruto de una estricta limpieza contable juegan a favor del presidente no electo.

Calma en Barcelona, tempestades en Madrid

Más allá de la administración del club, a pocos escapa que lo más importante para la hinchada es que entre la dichosa pelota. Y, en can Barça, la bonanza del equipo suele coincidir con el apagón del eterno rival, el Real Madrid. El club de Florentino Pérez está en horas bajas por el bajo rendimiento deportivo de la plantilla blanca en las últimas semanas. A ello hay que sumar las salidas de tono de sus estrellas en fiestas inoportunas mientras reclaman aumentos salariales.

La derrota contra el Athletic y el cambio de liderazgo en Liga debilitan a Carlo Ancelotti, el conquistador de la Décima. La alarmada prensa de la capital, no obstante, ya empieza a darlo por sentenciado. Igual que a la BBC –Bale, Benzema y Cristiano–, abriendo el debate sobre cual de los tres debería ser relevado de cara al próximo curso. El tridente formado por la MSN –Messi, Suárez Neymar– ya supera en goles a la delantera de Carletto: 75 de los blancos por 76 de los azulgrana. 

Sonaron las trompetas antes de hora

En Madrid sonaron las trompetas de victoria antes de hora. En agosto, tras ganar la Supercopa de Europa, ya comparaban al equipo blanco con el histórico Barça de Guardiola, por la velocidad y el control que ejercieron los futbolistas contra el Sevilla. Tras la racha de 22 triunfos seguidos a final de 2014 se hablaba de triplete. La realidad es que el Real Madrid está eliminado de la Copa y, tras 16 jornadas en cabeza, ya no lidera la Liga. El Barça, en cambio, mantiene vivos todos los frentes. La prueba de fuego se vivirá en el clásico del próximo 22 de marzo en el Camp Nou. 

Mientras el Madrid se debilita, el Barça se fortalece. Y Bartomeu, respira.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad