Barça-Madrid: Diez jugadores que tomaron el puente aéreo

stop

Luis Enrique, Figo, Eto'o, Ronaldo, Laudrup y Schuster vistieron las camisetas de los dos equipos más importantes de España

Luis Enrique con la camiseta del Madrid. Figo con la camiseta del Barça

22 de marzo de 2015 (12:19 CET)

Azulgrana o blanco. La rivalidad entre el Barça y el Real Madrid es una de las más intensas del fútbol. Son los dos clubes más poderosos de España y, actualmente, los que mueven más dinero en todo el mundo. Cada enfrentamiento es especial. Un partido diferente que se vive con mucha tensión en el Camp Nou y el Bernabéu. En los últimos años, varios futbolistas de ambos equipos han cambiado de camiseta. La polémica está servida.

El cambio más sonado de los últimos tiempos fue el caso de Luis Figo. El portugués, todavía hoy, es uno de los personajes más odiados en Can Barça. En el año 2000, un Florentino Pérez en plena campaña electoral, prometió que si accedía a la presidencia, Luis Figo vestiría de blanco. No parecía muy probable que sucediera, incluso el propio futbolista lo desmintió. Pero acabó sucediendo: el 24 de julio del 2000, Luis Figo posaba con la camiseta blanca ante la recién conseguida Octava copa de Europa.

El mítico delantero brasileño Ronaldo también vistió las dos camisetas, aunque recaló en el Inter de Milán entre sus dos etapas españolas. El Barça disfrutó de los mejores años de Ronaldo. Su calidad y potencia física impresionaron al mundo en la única temporada que vistió la zamarra azulgrana. Tras su paso por el Inter, y su calvario con las lesiones en la rodilla, en 2002 ficha por el Real Madrid de los galácticos. Florentino Pérez pagó por él 45 millones de euros en los últimos instantes del mercado de fichajes.

Salidas polémicas

Si retrocedemos un poco en el tiempo, encontramos dos nuevos casos de 'puente aéreo' dirección a la capital. El apasionado Bernd Schuster abandonó el Barça en 1988, a causa de su mala relación con el entrenador, Terry Venables. El alemán protagonizó un hecho curioso, que refleja su malestar. Tras ser sustituido en la final de Champions que el Barça disputó en Sevilla ante el Steaua de Bucarest. El propio jugador contó que, tras ser relevado, se duchó, abandonó el estadio y tomó un taxi. Mientras se desplazaba al hotel, escuchó por radio la derrota de su equipo la tanda de penaltis. Dos temporadas después, fichó por el Madrid.

Michael Laudrup también abandonó el Barça ente una rumorología extraña. Las malas lenguas achacaban su salida a una relación con la hija de Johan Cruyff, su entrenador. Lo cierto es que, es sabido que al danés no le sienta bien la presión, y la irrupción de una perla de la cantera como Pep Guardiola le empujara a cambiar de aires.

Pero no todos los casos han sido de estrellas. Javier Saviola, que llegó al Barça con vitola de crack, jugó a buen nivel en sus primeras temporadas como azulgrana. Tras varias cesiones, dejó de contar con minutos,y en 2007 fichó por el Madrid. En el Bernabéu tuvo un papel testimonial, aunque se hizo con una Liga. Albert Celades, canterano del Barça, abandonó el club por falta de minutos, y previo paso por el Celta de Vigo, fue contratado por el Madrid. Aunque ganó una Copa de Europa de blanco, sólo jugó 34 partidos en tres temporadas.

Barcelona-Madrid

Luis Enrique, hoy entrenador del Barça, empezó su carrera como futbolista vestido de blanco. Extrañamente, el Bernabéu tenía fijación con el asturiano. Pese a que anotó uno de los goles del famoso 5-0 al Barça, y a que era un jugador con garra, nunca llegó a gozar del favor de la grada. Esto, y la crisis deportiva del Madrid, hicieron que Lucho no renovase su contrato, y fichara por el Barça en 1996. Con el eterno rival, Luis Enrique pasó los mejores años de su carrera deportiva, ganando dos Ligas y dos Copas del Rey en ocho temporadas.

Otro de los grandes iconos del Barça que empezó en el Madrid es Samuel Eto'o. El delantero camerunés no tenía sitio en el Real Madrid, y tras pasar por el Mallorca, el Barça se hizo con sus servicios en 2004. En el Barça, Eto'o deslumbró con su calidad y con sus goles, haciendo que más de uno en la casa Blanca se tirara de los pelos. Su polémico "Madrid, cab… saluda al campeón" tras ganar una Liga con el Barça, acabó de granjearle el odio del madridismo.

Robert Prosinecki llegó al Real Madrid como una estrella para el futuro. Las lesiones, el excesivo gusto por la vida nocturna, y una depresión causada por la guerra de los Balcanes  hicieron que el fichaje del croata fuera un fracaso de los que hacen historia. Tras cuatro temporadas, Prosinecki fichó por el Barça. Su rendimiento fue parecido al que tuvo en el Madrid, haciendo del croata un jugador para olvidar por ambas aficiones.

Alfonso Pérez debutó en Liga con el Real Madrid en 1989. Allí permaneció hasta 1995, cuando el Betis logró su cesión, y más tarde su fichaje. Su buen hacer en el equipo sevillano le valió que Serra Ferrer, por aquel entonces entrenador del Barça, pidiera su fichaje por el club azulgrana. Alfonso vivió un momento complicado en Barcelona, y ni las lesiones ni la marcha del equipo propiciaron su triunfo. En 2002, salió del equipo por la falta de minutos. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad