Bankia rechaza la oferta de compra del Valencia del inversor costarricense Mario Alvarado por "buitre"

stop

La entidad financiera reconoce irregularidades en la documentación presentada por el empresario

El nuevo Mestalla

28 de noviembre de 2012 (12:01 CET)

Bankia ha rechazado la oferta del inversor costarricense Mario Alvarado para comprar la deuda del Valencia. Según informan varios medios de la Comunitat Valenciana, el personaje pretendía especular con la deuda del club, de 300 millones de euros, comprándola por tan solo 200 millones y revendiéndola a un precio mayor. Lo que se conoce como un "fondo buitre".

El máximo acreedor del Valencia ha rechazado la operación por falta de credibilidad y porque no garantizaba en ningún caso su solvencia económica. Alvarado presentó una capacitación de pago y una garantía de 200 millones de euros del banco HSBC, avalado por la empresa sevillana Grupo Inmobiliario e InversoresRualmaga SL. Se trata de una empresa pequeña, con un capital social de 59.000 euros y 30 reclamaciones administrativas (29 de la Seguridad Social y una de la Diputación de Sevilla) por valor de 20.000 euros, según 'Levante-EMV'.

Muchas sospechas

La ex mujer del inversor costarricense asegura que era ella la que le mantenía en su país. Más allá de este dato, el modo de actuar del empresario ha levantado las sospechas de Bankia, entre otras cosas porque ha presentado la oferta en Valencia, y no en la sede de Madrid. Además, Alvarado jamás contactó con los responsables del Valencia ni de la Fundació, y tampoco pidió una auditoria de las cuentas del club. El inversor también tiene una denuncia en su país por supuesta estafa.

No en vano, el costarricense habría contactado con el ex futbolista Amedeo Carboni para la dirección deportiva y en Rafa Benítez para el banquillo. Asimismo, Juan Soler, ex presidente del club y que inició las obras del paralizado Nuevo Mestalla, sería el asesor para terminar la construcción.

Cabe recordar que el Valencia tiene una deuda de 81 millones de la Fundació y otra de 219 millones por el nuevo estadio. El club tiene hasta final de año para pagar esta última, algo que no puede hacer, por lo que Manuel Llorente, actual presidente, está tratando de renegociarla, ampliándola a 15 años y con un interés menor.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad