Bankia da un leve respiro al Valencia

stop

La entidad ofrece un aplazamiento de tres meses a Llorente para refinanciar la deuda del club

El presidente del Valencia, Manuel Llorente

19 de diciembre de 2012 (12:22 CET)

El Valencia tiene tres meses más para intentar refinanciar la deuda que mantiene con Bankia. Es la tregua que le ha dado la entidad al presidente Manuel Llorente, que pasa ahora por sus horas más bajas en el club tras la pitada y cánticos de "Llorente vete ya" que recibió de la afición valencianista en el último partido contra el Rayo Vallecano.

El acuerdo alcanzado con Bankia, tras varios meses de negociaciones, sólo corresponde al préstamo del club pero no al de la Fundación, el mayor accionista del Valencia, que también espera conseguir un acuerdo similar.

Ésta es la segunda renovación del préstamo del Valencia, que vence el próximo 27 de diciembre, después de que en junio se acordara otro aplazamiento de seis meses.

Llorente entona un mea culpa

Pese a la crisis deportiva por la que atraviesa ahora el club, Llorente no dimitirá de su cargo y seguirá, de momento, en la presidencia para cumplir con los compromisos adquiridos con el equipo que pasan por reducir el nivel de endeudamiento y hacerlo más "fuerte y estable".

Llorente asegura que entiende la decepción de la afición por los últimos resultados deportivos y confiesa que ha cometido errores y los asume. Pero insiste en que están "trabajando muy duro desde junio de 2009 para que el club se recupere" y han "conseguido rebajar la deuda de 550 millones de euros que tenía el club".

El presidente ha sacado pecho de la actual situación financiera del Valencia, mucho más estable que hace tres años y medio cuando él llegó al club. "Ahora todo el mundo está al día en los pagos y cumplimos con todas las obligaciones", ha añadido.

SItuación desagradable

En relación a la pitada que recibió el último domingo en el Mestalla, Llorente espera "que no pase más" y reconoce que no fue una situación agradable. Pero reconoce que ahora hay que dejar de lado los sentimientos y centrarse en lo que verdaderamente necesita el club que es dar una solución a la crisis deportiva y a los problemas económicos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad