Armstrong dejará de ingresar 23 millones de euros al año por la pérdida de sus patrocinadores

stop

El norteamericano podría tener que abonar 15 millones de euros si la UCI le retira todos los títulos ganados

Lance Armstrong se defiende en un acto pasado | Archivo

18 de octubre de 2012 (18:44 CET)

El imperio económico de Lance Armstrong se desmorona después de que sus principales patrocinadores (Nike, Trek, Anheuser-Bush y Honey Stinger) hayan roto sus contratos de forma unilateral. Los problemas serán mayores si la Unión Ciclista Internacional (UCI) le retira los siete Tour (entre 1999 y 2005) y otras carreras menores que ganó tras las denuncias de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) de que consumió sustancias dopajes de forma reiterada.

La revista Sports Illustrated ha cifrado en unos 23 millones de euros (30 millones de dólares) la cantidad anual que dejará de ingresar Armstrong por la ruptura de sus principales patrocinadores. También informa de que en 2004, la empresa SCA Promotions suscribió un bono de 3,8 millones de euros (5 millones de dólares) que cobró el ciclista norteamericano por ganar su quinto Tour consecutivo.

La reclamación de SCA Promotions

Tras difundirse las primeras sospechas sobre un posible consumo de sustancias dopantes por parte de Armstrong, SCA Promotions se negó en un primer a pagar al ciclista, que acudió a la justicia y obtuvo su bonificación. Esta semana, un abogado de la empresa anunció que le reclamará 5,7 millones de euros: la cantidad abonada y los intereses generados desde entonces.

Armstrong, que el miércoles dimitió como presidente de Livestrong (fundación benéfica que lucha contra el cáncer), aguarda la resolución final de la UCI. Si el máximo organismo internacional asume las denuncias de la USADA y le retira todos los títulos, el impacto económico sería muy negativo. El norteamericano, según algunas fuentes, tendría que devolver unos 15 millones de euros obtenidos por las siete rondas francesas y otras carreras menores.

El heptacampeón del Tour también obtenía importantes beneficios como conferenciante. Armstrong cobraba 120.000 euros por cada charla.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad