Ancelotti, de sentenciado a ideólogo del madridismo