Alonso se empeña en aguantar el pulso a un intratable Vettel

stop

El piloto de Red Bull domina de principio a fin un GP de India en el que Alonso fue segundo

Fernando Alonso, en solitario durante la carrera

28 de octubre de 2012 (12:07 CET)

De la dulzura de aquellos terceros puestos con regusto a victoria al amargor de la impotencia. Fernando Alonso dio todo lo que tenía en su mano y firmó un más que meritorio segundo puesto que le aleja un poco más de su tercer título mundial, pero que debe ser visto como un gran resultado en el cómputo global del campeonato. Frente a un Vettel imbatible, el asturiano cumplió con su cometido, sacándose de encima a los dos McLaren y descorchando el tapón que formó Webber, a la espera de un error o un accidente del alemán que no llegó y que afianza en siete puntos más su liderato al frente de la clasificación provisional.

Una espectacular salida y unas primeras vueltas de campeón no bastaron a Alonso para recortar distancias con respecto a Vettel. La superioridad mecánica de los Red Bull tiene visos de decidir un campeonato en el que el asturiano sigue rindiendo por encima de las posibilidades de su Ferrari.

Con el quinto monoplaza más rápido de la parrilla, Alonso sigue coleccionando podios que, si bien en los dos primeros tercios de la temporada le bastaban para ser el mejor, de momento han perdido parte de su valor. El ovetense volvió a demostrar que tiene las mejores manos del campeonato. Y así lo hizo ver en los primeros giros, en los que pudo sacarse de encima de una tacada a Lewis Hamilton, primero y a Jenson Button, después. Su intento por dar caza a Mark Webber también acabó dando resultado y el compañero de Sebastian Vettel no pudo cumplir su obligación de meter más puntos en el colchón del alemán, intratable una vez más en un Gran Premio sin apenas incidentes.

Lección de cómo administrar las gomas


Tras sus primeros intentos de dar caza al australiano, Alonso pasó por boxes justo en el ecuador de la carrera, con el rendimiento de su compuesto más duro como última esperanza. Magistral, una vez más en la dosificación de sus neumáticos, el bicampeón ovetense lanzó su último ataque a Webber, que a 15 vueltas para el final se quedó sin KERS.

La posibilidad de optimizar aún más un resultado que parecía un mal menor con vistas a la general seguía estando abierta. Y a falta de 12 vueltas llegó el hachazo que le situó segundo, solo por detrás del inalcanzable Vettel, que perdió ritmo tras impactar contra uno de los pianos, pero que igualmente se las ingenió para sumar un nuevo triunfo que le permite pasar a comandar la clasificación con 13 puntos de ventaja. Visto lo visto, a Alonso solo le queda seguir firmando carreras como la de este domingo, sin margen de error, y esperando un hipotético abandono de su rival en alguna de las tres pruebas restantes (Abu Dhabi, Estados Unidos y Brasil).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad