Almagro y Ferrer sitúan a 'la Armada' a un paso de una nueva final

stop

Granollers y López buscarán este sábado la sorpresa y la sentencia ante los hermanos Bryan

Almagro celebra su victoria con Ferrer

14 de septiembre de 2012 (16:02 CET)

El equipo español de Copa Davis está a un paso de repetir su presencia en la final, después de una primera jornada perfecta para los intereses del bloque capitaneado por Àlex Corretja. David Ferrer y Nico Almagro situaron el 2 a 0 en el global provisional de la eliminatoria de semifinales ante Estados Unidos, tras deshacerse en sus respectivos partidos de Sam Querrey (4-6, 6-2, 6-2 y 6-4) y John Isner (6-4, 4-6, 6-4, 3-6 y 7-5). La pareja formada por Marcel Granollers y Marc López buscarán la sorpresa este sábado (14 horas) frente a los hermanos Bryan y colocar de esta forma a 'la Armada' en su séptima final.

España sumó el primero punto de la serie por mediación de Ferrer (número 5 del Ranking ATP). El alicantino, pese a perder el primer set, se impuso en el duelo que abría un fin de semana de tenis en el Parque Hermanos Castro de Gijón.

El alicantino, invicto

El partido comenzó bien para los intereses del de Jávea con un 'break'. Sin embargo, Querrey dio la vuelta al marcador (del 4-2 al 4-6) y se anotó la primera manga. Acto seguido, Ferrer logró sobreponerse y terminó con cualquier opción estadounidense. Tras dos horas y 58 minutos, el primer punto subió al marcador de España. Eso sí, en el cuarto y definitivo set, tuvo que levantar hasta nueve bolas de break en los primeros cuatro juegos para evitar llegar a la quinta manga.

"Ha sido un partido duro y complicado en todo momento, sobre todo físicamente", ha explicado a pie de pista "Estoy feliz por llevar el primer punto a España", ha añadido. No es para menos. El número uno del equipo sigue invicto en la Davis después de 15 partidos como local. Su balance es de 20 victorias y 4 derrotas en todas sus apariciones de la competición.

Nico, matagigantes

No resulta fácil medirse a un bombardero de más de dos metros y 111 kilos. En cuatro horas y 16 minutos, Nico Almagro subió el segundo punto al casillero español después de una trabajada victoria frente al gigante John Isner. El murciano ya había derrotado al estadounidense en el único precedente entre ambos (Wimbledon, 2011), sin embargo, Isner se había mostrado imbatible este curso en la Davis, ganando sus cuatro partidos individuales sobre tierra.

La diferencia de 23 centímetros entre el americano y el español apenas se notó en cuanto al juego de uno y otro. Almagro, más centrado que nunca, ganó el primer set con una rotura en el tercer juego, e incluso pudo adelantarse en el segundo parcial cuando dispuso de tres oportunidades en el séptimo. Fue ahí donde Isner sacó a relucir su garra y tras salvar su servicio rompió el de Almagro para hacerse con el segundo set.

Pero Almagro no se rindió, y en el tercer parcial su derecha cruzada encontró ángulos inverosímiles en el cuadro de recepción. Rompió el español en el tercer juego, tras salvar dos puntos de rotura en el anterior, y conservó la calma para cerrarlo en el décimo y gritar con fuerza su alegría.

Mano de santo


Tras una visita al cuarto de baño, situado a unos 200 metros de la pista, Almagro volvió al encuentro. Debía rematar pero al encontrarse algo nervioso por tener la victoria tan cerca desperdició seis puntos de rotura y cedió su servicio en el octavo juego. Isner volvía al encuentro y ambos encaraban el quinto y definitivo set.

Con problemas en el hombro y la necesidad de ganar para no quedarse con mal sabor de boca, Nico exprimió al máximo sus fuerzas. Dispuso de tres bolas de partido en el décimo juego, pero el servicio de su rival congeló dos de ellas con sendos "aces", y un revés fallido del murciano dio al traste con sus esperanzas.

Isner parecía tocado en la pierna izquierda pero se mantenía en pista. Sus 25 saques directos se lo permitieron pero a la cuarta oportunidad de Almagro, el gigante de Greensboro se rindió con una derecha al fondo, lejos de los márgenes, que permitía al español tumbarse en la pista para saborear una gran victoria.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad