Agencias de turismo inglesas hacen negocio clandestino con el clásico

stop

Los enviados llevan dos semanas en Barcelona buscando localidades para revenderlas en caros packs que incluyen estancia en hotel

Víctor Malo

Panfleto encontrado en los aledaños del Camp Nou donde se ofrece la compra de entradas para el clásico y mapa de precios de Ticketbis
Panfleto encontrado en los aledaños del Camp Nou donde se ofrece la compra de entradas para el clásico y mapa de precios de Ticketbis

22 de marzo de 2015 (00:00 CET)

"Se buscan entradas para el Barça-Madrid. Pago muy bien. Tel: 654 969 860". Con este escueto mensaje en basta tipografía negra impresa sobre papel amarillo chillón empieza el negocio de la reventa de entradas del clásico para las grandes agencias de viajes. La mayoría, inglesas, habituadas a trabajar en Londres con el Chelsea y el Arsenal. Buscan carnets de socio del Barça a la desesperada para revenderlos a turistas dispuestos a pagar auténticas barbaridades.

Todo empieza dos semanas antes del partido. Las agencias mandan a Barcelona a un grupo de dos enviados, al menos, que se movilizan por el entorno del Camp Nou en busca de posibles vendedores. El que domina el cotarro solo habla en inglés. Su ayudante, también con marcado acento anglosajón, se defiende en castellano, pero no está bien enterado de los precios que pueden ofrecer. Sea el que sea, suele superar las expectativas del socio culé.

Ofrecen 1.500 euros por dos carnets

La jugada consiste en repartir los panfletos por los aledaños del estadio en días de partido previos al Barça-Madrid. Los dejan en las ventanillas de los coches y en cascos o asientos de motos aparcadas en la zona. La clave está en emitir un mensaje capaz de seducir al socio que no se decide a vender: "Pago muy bien". Basta con marcar un número para saber el precio.

"¿Tienes entradas para vender?", pregunta el que habla castellano nada más descolgar el teléfono. Tras comprobar la boca donde se ubican los asientos, cambian de interlocutor. "¿Están juntas? Te doy 750 euros por cada una, 1.500 en total", asegura el que lleva la voz cantante. Prefieren localidades para dos personas porque es lo que busca su clientela, turistas de alto poder adquisitivo dispuestos a pasar un fin de semana futbolero en Barcelona, con la estancia incluida en el precio, y disfrutar del mayor espectáculo deportivo.

Ubicados en un piso del Paralelo

"Te damos fotocopia de nuestro pasaporte", aseguran para tratar de ganar la confianza del socio, que no se fía de prestar sus carnets. También demuestran tener estudiada la fórmula para evitar una sanción del Barça: "Explicamos al comprador que, si alguien de seguridad le pregunta durante la entrada al campo, nunca debe reconocer que ha comprado los carnets, sino que debe decir que es amigo del socio". Si las dos partes están interesadas, se citan para conocerse y cerrar el trato.

Están ubicados en un piso del Paralelo, próximo al Hotel Apolo, pero se niegan a dar detalles de la agencia de viajes que los envía ni de los hoteles con los que trabajan. Solo buscan tener los carnets en su poder cuanto antes para poder ponerlos en venta lo más rápido posible. Los 1.500 euros que pagan al momento suenan a poco en comparación con los precios que se pueden encontrar en páginas web como Viagogo o Ticketbis: entre 340 y 7.900 euros.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad