Adrian Newey, el verdadero rival de Fernando Alonso y la obsesión de Ferrari

stop

Los ajustes mecánicos que ha practicado el ingeniero sobre los coches de Red Bull han puesto cuesta arriba un mundial que el asturiano parecía tener controlado

Adrian Newey en una imagen de archivo | EFE

30 de octubre de 2012 (17:43 CET)

El problema de Ferrari se llama Adrian Newey. El jefe técnico de Red Bull (campeones de Fórmula 1 en 2010 y 2011), que ha logrado el ascenso imparable de la escudería austríaca hasta lo más alto, se ha convertido en la obsesión de Fernando Alonso. Es su verdadero rival a batir.

"Ahora mismo no luchamos contra Vettel, luchábamos contra él cuando teníamos más o menos el mismo coche, cuando íbamos liderando el campeonato. Ahora luchamos contra Adrian Newey", expresó el piloto asturiano el pasado fin de semana, remarcando la dificultad de la remontada que aspira a realizar para volver a proclamarse campeón del mundo. Cosa que no consigue desde 2006. Unas declaraciones que no han sentado demasiado bien al piloto alemán, que las ha tildado de "poco afortunadas" este martes.

Palmarés y presupuestos


Aunque le pese a Vettel, Newey es la estrella bajo la sombra de Red Bull. Incluso de la Fórmula 1. Los vehículos diseñados por él han ganado 16 Mundiales entre las escuderías de Williams, McLaren y Red Bull, y cerca de 80 Grandes Premios. El ingeniero inglés ha situado a los Red Bull un peldaño por encima del resto de equipos y, a menos que Alonso obre el milagro, van camino de conseguir el tercer mundial consecutivo. Sin duda, Newey se ha proclamado como el más decisivo de la Fórmula 1, por delante de cualquier piloto.

De poco sirven los 100 millones más de presupuesto que tiene Ferrari sobre Red Bull. ‘Il cavallino rampante' cuenta con 400 millones, mientras que la escudería austríaca suma 300 pero su inversión va destinada mayoritariamente a sus vehículos. Ferrari, en cambio, efectúa un importante desembolso en sus pilotos. Alonso es el mejor pagado de la parrilla y cobra 30 millones de euros anuales. Muy por encima de Sebastian Vettel, que está en 10 millones, también por debajo de Hamilton y Button, de McLaren, con 16 millones cada uno.

El que más tiene no siempre se sale con la suya

Hace tiempo que las aspiraciones de Ferrari pasan por contratar a Newey. Sin embargo, el jefe técnico de Red Bull ya ha explicado en alguna ocasión que no ha encontrado el momento para cambiar de bando. "No hay una razón en particular para no haberlo hecho; tan sólo que no ha llegado el momento adecuado para que ocurra. Además, mi familia y mis niños están en Inglaterra, así que sería un trastorno para ellos tener que ir a vivir a Italia. Es una pena, porque es un gran equipo, e igual que muchos pilotos aspiran algún día a pilotar para Ferrari, lo mismo ocurre con los ingenieros", justificó Newey hace ahora un año.

El "pequeño milagro" que Ferrari y Alonso vivieron con el liderazgo del Mundial hasta el verano, según lo describió el propio piloto, se ha convertido en una diferencia de 13 puntos para Vettel, a falta de tres grandes premios. Una distancia difícil de salvar, que obliga al asturiano a ganar, al menos, una de las tres carreras que restan. Sus opciones pasan por que Red Bull se vea obligado a cambiar de motor antes del final del Mundial, cosa que podría suponerle una penalización de 10 puestos en la parrilla de salida porque ya ha usado los ocho motores que se pueden utilizar como máximo en un curso. No obstante, las invenciones de Newey han vuelto a dejar las aspiraciones de Alonso y Ferrari en un reto casi imposible.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad