A falta de un Valencia temible, el Real Madrid se autocomplica las semifinales

stop

El conjunto blanco supera la eliminatoria sin sobresaltos pero con Casillas lesionado y con las expulsiones de Coentrao y Di María

Mourinho da una palmada a Casillas | EFE

23 de enero de 2013 (23:48 CET)

A la tercera no fue la vencida. El Valencia, tras dos derrotas consecutivas contra el Real Madrid, volvió a Mestalla 70 horas después de la humillación (0-5) que sufrió el pasado domingo. Si el objetivo era evitar otro varapalo, se consiguió con un empate sin contratiempos (1-1). Si el objetivo era dar la vuelta a una eliminatoria que el Madrid encarriló en la ida (2-0), el Valencia quedó muy lejos de conseguirlo con un resultado global final de 3-1. De hecho, los únicos palos en las ruedas de la carreta blanca los pusieron los propios jugadores del Madrid. La lesión de Casillas y las absurdas expulsiones de Coentrao y Di María podrían complicar una semifinal que les enfrentará al Barça o al Málaga.

En un partido inteligente de los hombres de Mourinho, el Real Madrid se limitó a controlar a su oponente. Valverde, que tuvo que ver el partido desde la grada, trató de motivar a sus hombres para buscar una remontada que hubiese sido heroica. Los remates tempraneros de Tino Costa y Valdez parecían una declaración de intenciones que, a la hora de la verdad, quedó en nada. Cristiano Ronaldo no tardó en meter nuevamente el miedo en el cuerpo de los valencianistas con un disparo envenenado que salvó Guaita a los siete minutos.

Casillas, lesionado

La lesión de Iker Casillas enfrió el ambiente en Mestalla. El capitán blanco fue sustituido por Adán a los 16 minutos de partido tras recibir una patada en la mano de su compañero Arbeloa, que trataba de despejar un balón. Casillas marchó ovacionado y, por un momento, se esfumó la rabia del correctivo sufrido el domingo. El encuentro se convirtió en un pulso por el control del duelo que beneficiaba al Madrid. Hasta el punto que en el minuto 43 llegó un gol en forma de jarro de agua fría sobre el Valencia. Karim Benzema, que lucía una cresta un tanto estrambótica, aprovechó un fabuloso pase en profundidad de Xabi Alonso para batir a Guaita con tiempo y llegar al descanso con un marcador global de 3-0 para los blancos.

Sin embargo, el partido se animó a los cinco minutos del segundo tiempo. Coentrao, con una mano tan clara como inocente, vio la segunda tarjeta amarilla y dejó al Real Madrid con un hombre menos. Tino Costa lanzó la falta y consiguió el primer tanto (min. 52) del Valencia al Madrid en los últimos tres partidos, para poner el empate a uno. El sacrificio de Özil para recomponer la defensa con el canterano Nacho fue la única decisión importante que tuvo que afrontar Mourinho, que tenía por delante casi 40 minutos de partido con diez hombres pero con la ventaja de saber que su adversario necesitaba anotar tres goles más.

Complicaciones para 'semis'

Los amagos de reacción del Valencia, pese al feliz regreso de Sergio Canales a los terrenos de juego, no funcionaron. Los hubo, pero siempre se quedaban por el camino. Mientras, el tiempo se iba consumiendo. A falta de dificultades por parte del Valencia, el propio Madrid se encargó de complicarse un poco la vida. Corría el minuto 88 cuando Di María propinó un innecesario intento de patada a Pereira. Pérez Lasa no dudó, y mostró roja directa al argentino, que unos días antes había cuestionado el estamento arbitral. Sin más complicaciones que las autoinflingidas y con nueve hombres sobre el campo, el Madrid pudo certificar su pase a las semifinales de la Copa del Rey con la certeza de las bajas de Coentrao y Di María, pero superando la eliminatoria con solvencia. El jueves conocerá a su rival, que saldrá del duelo entre el Málaga y el Barça.

El Sevilla elimina al Zaragoza

El Sevilla también se clasificó para las semifinales de la Copa tras golear al Zaragoza (4-0) en el Sánchez Pizjuán en el debut de Unai Emery ante su afición. Negredo (minutos 36 y 66), Rakitic (m. 45) y Manu del Moral (m. 90) marcaron los cuatro goles del equipo hispalense en un partido que empezó a decidirse con la temprana expulsión de Fernández (minuto 26). Fran González también fue expulsado para frustración de un Zaragoza que acabó con nueve jugadores.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad