Nacho Vidal

“Yo era monja”. Nacho Vidal, Miriam Sánchez y el cine para adultos, en shock

stop

La actriz que pone patas arriba las producciones no aptas para menores de edad

29 de octubre de 2019 (14:33 CET)

Una de las estrellas emergentes de los últimos tiempos en la industria del cine para adultos es Addie Andrews. La joven de 30 años es una de las más solicitadas por las productoras más importantes, así como de las revistas con contenido no apto para menores de edad. La revista Penthouse le otorgó el título de “mascota del mes” recientemente.

Addie debutó en el cine X en enero de este mismo año, y desde entonces no ha parado. Suma más de 20 participaciones y está siendo una de las sensaciones entre los expertos en el mundillo.

Addie Andrews, encantada con su profesión

Una situación a la que ni ella misma da crédito. "Me cuesta creer lo rápido que me han llegado estas increíbles oportunidades y me han tratado como una reina desde el primer día", declaraba en la revista Penthouse cuando le otorgaron el reconocimiento mencionado.

Actualmente vive en Florida, desde donde disfruta de su popularidad y desde donde gestiona los proyectos que le llueven sin cesar.

Sin embargo, Andrews tiene un pasado que no ha pasado desapercibido entre los consumidores de este tipo de audiovisuales. Una noticia que ha dejado a Nacho Vidal, Míriam Sánchez y el mundo del cine para adultos en shock. Y es que solo le falta decir “Yo era monja”.

El pasado más sorprendente

Concretamente, Addie era una misionera mormona que durante toda su vida vivió bajo las estrictas normas del colectivo mormón. Es decir: durante largo tiempo reprimió sus instintos sexuales.

Para los mormones, “no solo el sexo está prohibido antes del matrimonio, sino que para ellos es un pecado muy grave y lo han convertido en algo vergonzoso para quien lo practica", según explicó la propia actriz en una entrevista con el New York Post. "Estaba muy reprimida sexualmente, parecía una monja devota", añadía, mientras reconoció que antes de embarcarse en el mundo del cine para mayores de edad solo había tenido relaciones íntimas en una ocasión.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I ♥️ key west

Una publicación compartida de Addie Andrews (@iamaddieandrews) el

Addie estuvo viviendo en Utah desde los 17 años, cuna de los mormones en Estados Unidos, y posteriormente hizo de misionera durante 18 meses.  Entonces era muy devota.

Pero todo empezó a cambiar cuando, con el tiempo, Andrews echó en falta escuchar música y bailar, algo que no está bien visto entre los mormones. Y llegó al límite cuando no pudio ser dama de honor en la boda de su hermana la llevar un vestido poco apropiado. En ese momento su fe se esfumó, puso rumbo a California, donde empezó a trabajar de bailarina y donde algunos productores del cine para adultos empezó a contactarla. Y desde entonces no ha parado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad