La princesa Leonor y la infanta Sofía

Video inédito. La princesa Leonor y toda España avergonzada. Los que ya lo han visto se llevan las manos a la cabeza

stop

Las imágenes de las que todos hablan en La Zarzuela

31 de julio de 2020 (10:30 CET)

Cada maña, cuando Felipe y Letizia se levantan, una de las primeras cosas que hacen es ver qué nuevas traen los medios sobre el rey emérito Juan Carlos. Y es que, como bien saben los que siguen el día a día de la actualidad monárquica, el padre de Felipe está en el punto de mira por sus presuntos delitos.

Juan Carlos I

No hay día en el que varios medios no publiquen informaciones que dejan muy en entredicho al antigua monarca. Algo que, desde luego, está haciendo un flaco favor a la monarquía.

Es por eso que la corona y el gobierno de España llevan semanas trabajando para encontrar una solución para alejar al emérito y sus líos de la actual corona y, sobre todo, del futuro reinado de Leonor.

El vídeo que avergüenza a la princesa Leonor

Una Leonor que, ahora que ya no es una niña, empieza a entender el daño que está haciendo su abuelo a la institución. De hecho, un vídeo en concreto está circulando por las redes y también por La Zarzuela y, visto el contenido, más de uno se ha echado las manos a la cabeza.

Entre otras cosas porque se trata de una grabación antigua de una entrevista realizada a Juan Carlos I en 1992. Una entrevista en la que, entre risas, el monarca reconoce que “probablemente” pretendía no pagar impuestos. La periodista le pregunta “¿No me dirá que Usted pretende no pagar impuestos?”. La respuesta de Juan Carlos I aún retumba por La Zarzuela: “No puedo decirlo pero... probablemente, probablemente ja ja”.

 

Eso sí, luego reconoce que es mucho mejor pagar impuestos para no sufrir las consecuencias en el futuro: “Creo que sí. Como español. Como rey podría haber dicho que no, que no los pago. Pero habría sufrido las consecuencias”. Unas consecuencias que parece que están llegando ahora que se están empezando a destapar algunos de sus líos con comisiones y corrupción. Las imágenes, desde luego, hablan por sí solas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad