“Vergüenza”, “Repulsión” o “Náusea”. Y es por Cristina Pedroche y este vídeo

Las imágenes de la colaboradora de El Hormiguero que revientan las redes sociales

Fotografía: “Vergüenza”, “Repulsión” o “Náusea”. Y es por Cristina Pedroche y este vídeo » Diario Gol
Fotografía: “Vergüenza”, “Repulsión” o “Náusea”. Y es por Cristina Pedroche y este vídeo » Diario Gol

Como bien sabía Cristina Pedroche en el momento en el que entró el plató de El Hormiguero para su sección Patentes Pedroche, las redes sociales iba a arder una vez llevara a cabo su actuación.

Y es que ayer Pedroche volvió a dejar a muchos con la boca abierta al intentar demostrar que un invento llamado micrófono oscilante era muy útil. “Es un micrófono oscilante, se acabó lo de cantar y tener que bailar, ya el propio micro lo hace, se va balanceando”, apuntaba momentos antes de subirse al invento y empezar a cantar.

El vídeo de Cristina Pedroche

Y claro, cómo no, el vídeo del momento ha empezado a volar por las redes generando muchos comentarios negativos. De hecho, la cara de Ana Pastor, la invitada del programa, era un poema. Una Pastor que, le pego un buen palo a Pedroche: “No sé qué nos ha hecho sufrir más, si la bajada o lo mal que cantas”.

 

Un comentario que se queda muy lejos de los palos que ha recibido en las redes sociales donde le han dicho de todo. Y es que no son pocos los que desde hace ya tiempo consideran que “Pedroche o hace el ridículo o no es noticia”.

Sus haters apuntan que la mujer de David Muñoz está llegando a un punto de ridículo que ya no saben ni qué hacer con ella en Atresmedia. “Lo de esta chica cada vez va a peor…”, “Que alguien le diga que deje de hacer estas cosas” o “Yo no entiendo qué es lo que ven en ella. Ni es guapa, ni es simpática, y no sabe hacer otra cosa que el tonto en la televisión” son algunos de los comentarios que ya vuelan por la red.

Pero ojo porque muchos han ido un paso más allá y hablan directamente de “Repulsión”, “Náusea” y “Vergüenza”. Eso sí, como ya ha demostrado en muchas ocasiones, Cristina parece que está muy feliz con su papel televisivo. Sabe que, por mucho que el número de detractores no pare de crecer, su cuenta bancaria es cada vez más abultada, y piensa estirar el chicle todo lo que pueda.

Publicidad