juan Carlos I | EFE

Terrible. Y es de Juan Carlos I. Filtrado esto. Última hora demoledora

stop

Llegan noticias preocupantes acerca del rey emérito de España

31 de enero de 2020 (12:54 CET)

El estado de salud del rey emérito Juan Carlos I preocupa en la Casa Real. Junto a la infanta Margarita, son los únicos hermanos que quedan, y los dos atraviesan complicados estados de salud.

Margarita es invidente y va en silla de ruedas. Y Juan Carlos, aunque se mantiene algo mejor, también ha pegado un bajón importante desde que abdicó en favor de su hijo, el actual Rey de España Felipe VI.

Primero falleció Alfonso, a causa de un disparo accidental cuando era un niño, y hace unos días se produjo otra pérdida importante. Murió la infanta Pilar a los 83 años, dela que se celebró el funeral esta misma semana. Una muerte que, además, provocó el ingreso en el hospital de su hija Simoneta Gómez-Acebo. La sobrina del rey emérito sufrió una bajada de defensas después de recibir la noticia de su madre, lo que desembocó en una neumonía y en su ingreso en el Hospital Universitario La Zarzuela.

Estado físico preocupante

Pero es el estado que se le ha visto a Juan Carlos lo que ha consternado a los Borbones. Tanto el que mostró cuando fue a ver a Simoneta al hospital como cuando acudió al funeral de su hermana el pasado miércoles. Cuentan los presentes en la misa que el emérito no podía casi ni caminar. Mientras que los que le vieron llegar al hospital apuntaron que “Iba con bastón y necesitaba ayuda para caminar”.

Y las fotos y vídeos que han circulado por las redes dan a pensar que, efectivamente, el estado del padre de Felipe VI es preocupante.

Juan Carlos I

Juan Carlos I funera Pilar

A ello se suma el mal ambiente que hay entre el emérito y su esposa, doña Sofía, según explicó Pilar Eyre. “La relación se fue deteriorando hasta el punto de que decidieron ampliar el palacio y vivir en alas separadas, con entradas distintas, con lo que pueden estar meses sin verse”.

Y también el estado depresivo en el que cuentan que vive Juan Carlos, según explican desde el entorno de la Casa Real. Según la cronista, “los visitantes de su hijo no saben muy bien cómo dirigirse en él, al encontrárselo por los pasillos”. Algo que “le resultaba muy humillante e influía en su estado de ánimo, que tiende en la depresión, como han contado algunos amigos".

Juan Carlos I se va de casa

Una situación que habría llevado a Juan Carlos a hacer las maletas. “Lo más duro quizá fue que su despacho sería ocupado por don Felipe, mientras a él se le adjudicaba un lugar desangelado, sin siquiera calefacción”, explica Eyre, que afirma que el suegro de la Reina Letizia ya no siente Zarzuela como si fuera su casa y que habría decidido marcharse: “Ya no vive en Zarzuela”.

Su destino ahora sería Sanxenxo. Se habría mudado a la casa de su amigo Pedro Campos, presidente del club náutico donde ha realizado cientos de regatas en el pasado. Tan amigos son que, pese a que habría ido allí a vivir a cuerpo de rey, nunca mejor dicho, “Campos aceptan los gastos onerosos que representa tener al abdicado rey como huésped sin una sola queja”, revela Pilar Eyre.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad