Terelu Campos rezaba para que no saliese ¡este trío de cama! Filtrado ¡todo esto!

stop

La hija de María Teresa Campos intenta tapar las últimas informaciones acerca del nuevo amigo de su madre

Terelu ONCE

12 de marzo de 2020 (12:57 CET)

María Teresa Campos por fin se ha librado de los trastos de Edmundo Arrocet. Lo necesitaba para poder pasar página. Se le caía el alma cuando veía los objetos del chileno, aunque también era un poco por el desorden. Después de varios meses con mucho dolor, parece que la periodista empieza a levantar cabeza y poco a poco vuelve a sonreír. Todo gracias al apoyo de su familia y amigas. 

Emilio Javier Gómez y María Teresa Campos Durante las últimas semanas se ha hablado mucho del encuentro de María Teresa Campos con Emilio Javier Gómez Plaza. Algunas revistas, como Hoy Corazón, ya han sacado en portada las fotografías de su encuentro. Ambos quedaron para comer y la malagueña pudo quitarse sus penas. Después se despidieron con un beso en la mejilla. Tal vez esté negociando una colaboración o sea una charla de buenos amigos. ¿Y si Emilio fuese la nueva ilusión de María Teresa? 

El nombre de Emilio Javier Gómez Plaza va a sonar mucho durante estas próximas semanas. Es periodista en Intereconomía, tiene tres hijos y forofo del Real Madrid. Conoce a María Teresa Campos desde hace décadas. Ambos son muy amigos y siempre ha sido un gran apoyo para ella. 

Aunque María Teresa Campos reconoce que lo está pasando muy mal tras la ruptura con Edmundo y que eso no se olvida de la noche a la mañana, está abierta a conocer gente nueva y pasarlo bien. Por este motivo se ha vuelto a ver con su gran amigo. Alguien que tiene una filosofía muy parecida a la del humorista: “estar bien y ser feliz”. 

Fue él mismo quién dio a conocer a través de su perfil de Instagram esta bonita relación. “Emilio Javier ve a María Teresa Campos feliz y estupenda”, a lo que una de sus seguidoras, Ana Francisco, responde: “bonita pareja”. Días después fueron pillados comiendo en un restaurante de Madrid mientras compartían confidencias. 

El martes 3 de marzo fue un día muy inteso para la periodista. La comunicadora volvió a Telecinco un día más. En este caso para celebrar los 30 años de la cadena. Por la mañana visitó El programa de Ana Rosa y por la tarde Sálvame, donde le preguntaron por su nuevo amor. Ella niega que haya algo entre ellos dos, simplemente se llevan bien y son amigos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, admite que prefiere que digan que es su pareja a que se la vuelva a llamar "cornuda" por Edmundo Arrocet, un tema que la tiene muy harta. 

“No quería decir nada cuando me han preguntado que tenía una nueva ilusión o una amistad especial, cuando en realidad no la tengo, porque estoy harta de que me llamen cornuda”, afirmaba sin poder evitar las lágrimas.

Después de este ajetreado día, María Teresa Campos volvió a verse las caras con Emilio Javier. Últimamente están muy unidos y está siendo un apoyo muy importante. Sus hijas están muy felices por verla sonreír y ver que se distrae con buenos amigos. Estuvo cenando en un restaurante de la capital acompañada por el periodista y unos amigos. 

Es mi amigo solo y exclusivamente”, ha vuelto a repetir este martes 3 de febrero a la salida del restaurante en el que todos disfrutaron de la bonita velada.

Los medios de comunicación no dejan de hablar de Emilio, aunque María Teresa Campos diga que entre ellos no hay nada ni habrá nada. El periodista tiene fama de seductor nato, un auténtico ligón de playa. Aunque hay que decir en su favor que es de relaciones duraderas. Divorciado y reconciliado con su esposa Encarna. Ambos se llevan muy bien gracias a sus tres hijas, que tras divorciarse no pararon hasta volverlos a juntar, anque éste tuvo otras relaciones entre medio. 

Se comenta que Encarna estaría viviendo en el mismo chalet que Emilio Javier. Se desconoce si mantienen la relación o solo son compañeros de piso. Lo que está claro es que Emilio hace su vida por separado. ¿Qué le parecerá esto a María Teresa Campos? 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad