“Te queda un año de vida”. María Patiño, Kiko Matamoros y España consternada

stop

El drama que golpea a los colaboradores de Telecinco

maría patiño socialité

14 de septiembre de 2019 (12:47 CET)

El remedio es peor que la enfermedad. “Si sigues fumando así, te queda un año de vida”, cuenta uno de los muchos fumadores que se pasaron al ‘vapeo’ huyendo del tabaco. “Y ahora resulta que esto de vapear es ¡hasta peor!”, explica.

La “lacra” de los cigarrillos electrónicos, noticia en EEUU al haber causado varias muertes en los últimos meses, se ha instaurado en nuestro país, España, y amenaza con quedarse. Los jóvenes, cuentan, prefieren vapear, un acto al que no le ven ningún peligro, que el tabaco de toda la vida. Una decisión que podría ser igual de perjudicial a largo plazo.

Personajes populares como María Patiño o Kiko Matamoros han luchado para dejar atrás el humo y conocen mejor que nadie la dificultad y las consecuencias letales. En el caso de la colaboradora de Sálvame y Sábado Deluxe la lucha ha sido titánica y ejemplar: “Al contrario de lo que podría parecer, no he decidido dejar el tabaco por la ley que ha entrado en vigor. El verdadero motivo no es otro que el obvio: el cigarro mata”, explicaba Patiño en 2011.

“La primera iniciativa que he llevado a cabo para poder dejar el tabaco ha sido asistir a sesiones de acupuntura. Os recomiendo a todos los que paséis por mi misma situación que probéis este conocido método oriental. Para mi sorpresa, me está ayudando muchísimo. No duele, y además me aporta bastante energía”, aseguraba la presentadora de Socialité.

"Estoy fumando mis últimos paquete"

El ejemplo como el de María Patiño, aseguran los expertos, el de personajes famosos que huyen del tabaco, está siendo clave para concienciar a los más jóvenes de la necesidad de ‘pasar’ del paquete de cigarros. Kiko Matamoros, otro de los ‘celebrities’ del momento, ordenaba sus hábitos tras ser operado este verano de unos tumores de vejiga: “Estoy fumando mis últimos paquetes de tabaco. Tengo que dejarlo sí o sí, me han dicho que es perjudicial para la vejiga”, afirmaba. Jorge Javier Vázquez, estrella de Telecinco, era advertido tras el íctus sufrido a mediados de año: al tabaco, ni acercarse. Y no se acerca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ayer en Las Ventas del Espíritu Santo.

Una publicación compartida de Kiko Matamoros - OFICIAL (@kiko_matamoros) el

Aun así, alertan los expertos, hay un nuevo foco que amenaza a todos, pero especialmente a los adolescentes.

“Tenemos un problema nuevo en este país que se llama vapeo, en concreto entre los niños inocentes, los más jóvenes. Está causando un montón de problemas y vamos a tener que hacer algo al respecto”, advertía Donald Trump, presidente de EEUU, esta misma semana.

En España, la encuesta de Estudes, que mide el consumo de drogas en estudiantes, arroja resultados altamente preocupantes: el 21% de los adolescentes de 14 a 18 años afirma haber probado los cigarrillos electrónicos. Y lo que es aún peor:  el 63% afirma que el vapeo no es nocivo. Una idea equivocada que cada vez comparten más jóvenes.

El vapeador pasivo

César Minué, presidente de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (Sedet), cuenta, en declaraciones que recoge El Mundo, que esta nueva enfermedad derivada del vapeo empieza con “síntomas respiratorios, como tos, dificultad para respirar, dolor torácico, acompañado de náuseas, diarrea, malestar general o fiebre”.

“Los cigarrillos electrónicos se han presentado como inocuos y no lo son. Lo que expulsan no es vapor de agua: está lleno de tóxicos. El problema es que son tan nuevos que no tenemos todavía sobre la mesa evidencias de todas las enfermedades que pueden provocar y que iremos viendo en pocos años”, apunta Francisco Lozano, presidente de la Red Europea para la Prevención del Tabaquismo, para el mismo medio. En concreto, se trata de cánceres que no aparecerán hasta pasados los años.

En este sentido, Esteve Fernández, director de Epidemiología y Prevención del Cáncer en el Instituto Catalán de Oncología, aporta más luz: “Los aerosoles de los cigarrillos electrónicos y de los dispositivos tipo iQos contienen tóxicos que en el aire puro no están”. Unas toxinas que nos afectan a todos y no sólo a los que usan los cigarrillos electrónicos: “Hemos detectado nicotina, cotinina y nitrosaminas derivadas del tabaco (sustancias que son cancerígenas), en la orina y saliva de personas que convivían con vapeadores”, declara para la citada cabecera. Un problema mayúsculo.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad