“Soy bisexual”. Juan Carlos I callaba esto. “En la Casa Real lo sabían todos”

El rey emérito y el secreto que arrasa en La Zarzuela

Fotografía: “Soy bisexual”. Juan Carlos I callaba esto. “En la Casa Real lo sabían todos”
Fotografía: “Soy bisexual”. Juan Carlos I callaba esto. “En la Casa Real lo sabían todos”

Juan Carlos I no pasa precisamente por su mejor momento. Entre otras cosas porque no ha sido otra que su nuera, la reina Letizia, la que ha ido poco a poco apartándolo de la Casa Real.

Es evidente que los gestos de cara al público los ha hecho su hijo, el rey Felipe. Gestos como el de anunciar que renunciaba a la parte de la herencia de su padre proveniente de las cuentas investigadas así como el de quitarle su asignación de los presupuestos de la Casa Real.

Sin embargo, de puertas hacia dentro, parece ser que es Letizia la que presiona de forma constante a su marido para que, por ejemplo, decida dar el paso definitivo y convertir a sus padres en miembros de la Familia del Rey y no de la Familia Real.

La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

El secreto que Juan Carlos I callaba

Un Juan Carlos I que no es que le tenga precisamente mucha simpatía a su nuera. Tampoco a su familia. De hecho, el emérito guardaba un secreto acerca de la sobrina de la reina Letizia, Carla Vigo, la hija de la hermana fallecida de Letizia, Érika Ortiz.

Una Carla que hace poco algo que “en la Casa Real lo sabían todos”. Y eso no es otra cosa que asegurar que “soy bisexual”. Ha sido en las redes sociales donde, contestando a varios de sus seguidores, la sobrina de la reina no ha tenido problema en apuntar su orientación sexual: “Me dieron: hetero, soy: bi, me dieron: 1.55, mido: 1.50, me dieron: escorpio, soy: libra, me dieron: soltera, estoy: no sabe no contesta (risas), me dieron: 20, tengo 19”, apuntaba Carla.

Un secreto que muchos conocían en la familia real y en la familia de Letizia pero del que muchos preferían no hablar. Entre otras cosas porque, por mucho que los actuales reyes se hayan mostrado en muchas ocasiones partidarios a la igualdad de derechos del colectivo LGTBI, algunos sectores pro monárquicos siguen siendo muy conservadores en este aspecto.