David Bisbal y David Bustamante

“Soy adicta a la cocaína”. Hija de cantante deja a David Bustamante, David Bisbal y la música perpleja

stop

La historia que deja sin palabras al mundo del espectáculo

08 de junio de 2020 (15:30 CET)

Desde David Bustamante o David Bisbal hasta Shakira, pasando por Beyoncé o Jennifer López. A ninguno de ellos ni a nadie en el mundo de la música ha pasado desapercibida la historia estremecedora de Sarah Streeter, hija del músico Rod Stewart. Una persona que reconoció ser “adicta a la cocaína” y que ha tenido serios problemas con el alcohol y las drogas a lo largo de su vida.

Sarah fue la primera hija que tuvo Stewart hace más de cinco décadas. La madre fue Susannah Boffey, que entonces todavía no había cumplido los 18 años, que en un principio quería quedarse con la pequeña pero que finalmente acabó dándola en adopción, bajo la presión de Rod.

Rod Steward

Reencuentro amargo

Años después, cuando la joven cumplió 18 años, supo de la verdadera identidad de su padre, y desde entonces ha estrechado la relación con el músico, que no con su madre biológica, que apunta que “no quiere saber demasiado de ellos”. No obstante, este reencuentro se produjo tras una mala noticia: después de la muerte de su madre adoptiva.

En aquella época empezó a tontear con las drogas hasta acabar teniendo serios problemas. Pero apareció Rod y la ayudó sin juicios. Así lo explicaba Sarah en una entrevista concedida al diario Daily Mail.

El rotativo llevó a Streeter a portada en 2010, después de que el cantante reconociera ser su padre. Y entonces explicó como fueron las cosas cuando las drogas empezaron a perjudicar su vida.

“Se lo confié a Rod y se preocupó bastante, no es un tema que sea nuevo para él, por supuesto. Su hijo mayor, Sean, ha tenido problemas con las drogas, mientras que Kimberley los ha tenido con el alcohol, aunque los dos están bastante bien ya. No me juzgó de ninguna forma al respecto, y aunque yo no hablo mucho sobre el tema a menudo me pregunta que qué tal lo estoy llevando", apuntó.

Final feliz

"El por qué sigo todavía aquí no lo tengo claro, porque cargo sobre mis hombros una enorme culpa por las cosas que he hecho. La forma en que afectó a mi familia y a mis seres queridos fue terrible, pero he elegido hablar porque creo que es importante ser sincera y mostrar que incluso cuando tocas fondo puedes recuperarte", añadía Sarah.

Además, subrayó no haber sido ella quien pidió ayuda: "No se la he pedido, simplemente me la da. No se trata de un dinero que te cambie la vida, pero llegó en el momento justo. Para empezar, nos quitó de todas las deudas que yo había contraído por las drogas, y ahora nos sirve para gastarlo en lo que nos venga en gana, lo que es estupendo".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad