‘Slow love’ de Sara Carbonero no levanta cabeza: más deuda y menos ventas

La marca de Sara Carbonero e Isabel Jiménez, Slow Love, no acaba de arrancar económicamente

Sara Carbonero
Sara Carbonero

Uno de los motivos por los cuales Sara Carbonero tenía ya muchas ganas de dejar atrás su época en Oporto y regresar a Madrid es para darle un impulso a Slow Love SL, la empresa que fundó con su amiga y socia Isabel Jiménez hace ya cinco años.

Un proyecto que ha adquirido ahora una nueva dimensión. Y es que, como bien supieron los seguidores de Sara, Isabel y Slow Love, no ha sido otra que Cortefiel la que ha decidido salir al rescate de la marca.

El gigante de la moda se asociado con Slow Love para lanzar una nueva línea de productos cien por cien sostenible, que encaja mas que bien con la filosofía de las dos marcas y que, por primera vez, dará la oportunidad de poder comprar en tienda física los productos de la marca de Sara e Isabel.

Como no podía ser de otra manera, tanto Carbonero como Jiménez no hicieron otra cosa que promocionar este acuerdo con Cortefiel en sus redes sociales. Entre otras cosas porque saben las dos que necesitaban este empujón de una forma clara.

Slow Love no acaba de arrancar

Veremos sí les ayuda o no. Lo cierto es que lo necesitan. Y es que, como apuntan desde El Español, las ventas de la empresa han caído en un 25 por ciento respecto al 2019, generando unos ingresos de 370.000 euros. Es por eso que la sociedad, como apunta el citado medio, ha cerrado el año con pérdidas de 75.00 euros, que se quedan muy cerca de los también casi 80.000 euros que tuvieron en pérdidas durante el año 2018.

Un modelo de negocio que, al menos de momento, no acaba de arrancar. De hecho, fue en 2016 el único año en el que, al final, acabaron teniendo unos beneficios de 34.000 euros.

Pero ojo porque, como apuntan en El Español, lo más preocupante para Sara e Isabel es que la empresa deberá afrontar a corto plazo (en menos de un año) el pago de más de 158.000 euros que tienen en deudas a bancos y acreedores. Además, la deuda a largo plazo es de 60.000 euros, también una parte de ellas (9.900 euros) a entidades financieras.

Todo ellos provoca que, al final, la empresa está en números rojos en cuanto a patrimonio. En 2019 el resultado de la resta de las deudas con el patrimonio de la empresa derivó en unas pérdidas de 166.000 euros.

https://www.instagram.com/p/CGAjl3pjntl/

Veremos si, con la entrada en juego de Cortefiel y su inestimable ayuda, Slow Love, el proyecto en el que Sara e Isabel levan volcadas más de cinco años, acaba de arrancar o no.