Si consumes cerveza o vino a diario deberías saber esto (y no es nada bueno)

stop

Ten en cuenta esto

Cerveza y beber alcohol

19 de abril de 2020 (12:17 CET)

El vino y cerveza son bebidas que se producen gracias a la fermentación. Durante el periodo de la edad de piedra se dio la invención del vino, data del año 5400 a. C. La cerveza apareció alrededor del año 4000 a. C como una versión inicial de la que se conoce hoy. Por más agradable que resulten en las comidas o reuniones, no son favorecedoras para el organismo. 

En el vino, el proceso de fermentación se lleva a cabo para lograr que las uvas alcancen el nivel necesario de oxidación. Intervienen factores importantes como aislar totalmente el fruto del oxígeno, para que compuestos químicos como los polifenoles entren en acción y procuren la esencia de la bebida. Desarrollando así los olores y sabores que tanto se exigen. Es posible cuando la cosecha se realiza de manera adecuada, bajo un clima seco y con altas temperaturas, orientada hacia donde el sol interviene en todo su esplendor. 

En el caso de la cerveza, se utilizan granos como la cebada y el maíz. Estos cereales pasan, según el tipo de cerveza, por un procedimiento de malteado. Se prepara el alimento haciéndolo germinar y seguidamente tostándolo para determinar el color que tendrá el producto final. Otro ingrediente importante es la levadura, la cual aparece naturalmente cuando la mezcla está todavía en contacto con el aire. En la etapa de fermentación, el hongo es el encargado de eliminar el oxígeno y posteriormente extraer los azúcares. A pesar de que se usan alimentos naturales, su consumo en exceso provoca daños para la salud. 

La venta de cerveza se ha disparado durante la cuarentena. Foto: Getty Images.

Los efectos perjudiciales del vino y la cerveza 

Dado que las estadísticas mostraban un alto índice de consumo de estas bebidas alcoholicas en la Unión Europea, la organización United European Gastroenterology se vio instada a realizar estudios. Esto con el fin de presentar las consecuencias y hacer un llamado de atención. Según los resultados, ingerir estas preparaciones causa algunos tipos de cáncer

Para Markus Peck, un experto del Comité de Asuntos Públicos de la UEG, el problema está en lo siguiente: «Uno de los principales desafíos para abordar los altos niveles de consumo de alcohol es la forma en que el consumo de alcohol está profundamente integrado dentro de la sociedad europea, tanto social como culturalmente. Deben tomarse ahora acciones políticas como precios mínimos y la reducción del acceso al alcohol para prevenir muchas bajas futuras». 

Solamente con consumir una vez por semana vino o cerveza, existe exposición a padecer cáncer de estómago, colon, hepático, entre otros. Todas esas enfermedades que normalmente no tienen síntomas o son difíciles de detectar. El consumo de alcohol en Europa es enorme, provocando más de 3 millones de fallecidos por año. Así que, si estabas pensando que para disfrutar hace falta consumir alcohol en exceso, es mejor reconsiderarlo con detenimiento. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad