Selena Gómez posa para una conocida marca deportiva

Selena Gómez en la cama, con sujetador de encaje y el pelo corto: la foto inédita

stop

La actriz y cantante decidió pasar de las redes sociales tras recibir constantes insultos

05 de junio de 2019 (17:20 CET)

Selena Gómez continúa siendo el blanco perfecto de sus detractores. No la dejan respirar ni un solo día. La actriz y cantante recibe constantes insultos debido a su aspecto físico. No es la primera vez que se meten con ella por redes sociales. De hecho esto fue el detonante que la llevó a ingresar a un centro psquiátrico por una fuerte depresión. 

El pasado mes de diciembre salió victoriosa y aseguró que las críticas e insultos ya no le afectan en absoluto. Ha aprendido que las redes sociales son arma de doble filo. La gente insulta porque se camufla en el anonimato. La cantante no quiere que le vuelva a sudecer lo mismo y por eso ha tomado distancia. Antes usaba las redes con mucha frecuencia, pero ahora sus publicaciones son más bien escasas. Y ya no se pasa el día leyendo los comentarios y respondiendo a las personas que la agreden con palabras. Como tampoco hace publicaciones tan a menudo. A pesar de ello con todas se mofan. Como la última donde hacia carantoñas con una amiga. Un reto viral que ha jugado en su contra. Algunos la llamaron la cerdita Peggy. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I’m not sure why my mind went there?

Una publicación compartida de Selena Gomez (@selenagomez) el

Pero no todos los comentarios son malos, también recibe comentarios bonitos. Además tiene muchos seguidores secretos. Entre ellos, Justin Bieber. El cantante canadiense la busca todos los días. En su historial de búsquedas aparecía el nombre de la joven y en su cuenta de Instagram, el algorítmo le recomendaba seguirla. Eso quiere decir que en más de una ocasión visita su perfil. 

Justin Bieber se quedó prendidamente enamorado de la joven en su época. Y no nos extraña en absoluto. Esta foto es de aquella época. Así esperaba Selena Gómez todos los días al cantante después de una dura jornada de trabajo. Tumbada en la cama, envuelta en sábanas, solo con la ropa interior. Un sujetador negro de encajes. Y por cierto se podría dejar el pelo como el de esa peluca porque no le queda nada mal. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad