¡Se va de casa! Felipe VI no sabe dónde meterse: “Hay mudanza”. Bomba en Zarzuela

Bombazo en la Casa Real que tiene a la Reina Letizia en el punto de mira

Fotografía: ¡Se va de casa! Felipe VI no sabe dónde meterse: “Hay mudanza”. Bomba en Zarzuela » Diario Gol
Fotografía: ¡Se va de casa! Felipe VI no sabe dónde meterse: “Hay mudanza”. Bomba en Zarzuela » Diario Gol

No es un secreto que la relación de la Reina Letizia con sus suegros nunca ha sido del todo saludable. Y mucho menos desde que abdicó en favor de su hijo, el actual Rey Felipe VI. Tanto es así que, según revela Pilar Eyre, Juan Carlos I habría decidido hacer las maletas e irse de Zarzuela. “Hay mudanza”, avisan.

Cuando Letizia solo era nuera en la Casa Real, las cosas fluían correctamente. Pero desde que se convirtió en reina, la relación sea deteriorado gravemente. Según cuenta Pilar Eyre, cuando Juan Carlos I cedió el trono a su hijo, fue apartado de su despacho, que ahora “ocupa” su primogénito, y fue enviado a un lugar “desangelado, sin siquiera calefacción”.

Ello, sumado a que le molesta encontrarse con las visitas que recibe Felipe, que le resultan “ humillantes e influyen en su estado de ánimo, que tiende a la depresión”, le habría llevado a tomar esta decisión drástica.

Resultado de imagen de juan carlos I diario gol

Juan Carlos I se va de casa

“Ya no vive en Zarzuela. Le despierta profunda aversión y tristeza. Le recuerda a cuando estaba todo lleno de risas y movimiento cuando los príncipes eran pequeños y a cuando entraban sin anunciarse sus amigos íntimos”.

“Lo más duro quizá fue que su despacho sería ocupado por don Felipe, mientras a él se le adjudicaba un lugar desangelado, sin siquiera calefacción”, explica Eyre, que afirma que Juan Carlos ya no siente Zarzuela como si fuera su casa y que habría decidido marcharse: “Ya no vive en Zarzuela”.

Nuevo ‘compañero de piso’

Su destino, según explica la periodista, habría sido Sanxenxo, donde pretendería empezar una nueva vida alejado de la monarquía. Cuenta Eyre que se habría mudado a la casa de su amigo Pedro Campos, presidente del club náutico donde ha realizado cientos de regatas en el pasado.

Un nuevo inquilino que según Pilar habría trastocado el día a día de Campos, pero que aun así habría recibido con los brazos abiertos. “Son tan fieles que aceptan los gastos onerosos que representa tener al abdicado rey como huésped sin una sola queja”, revela Pilar Eyre.

Publicidad