Se retoca la cara. “Parece un muerto”. Rosa Benito (y toda España), en shock

stop

La tertuliana de Ya es mediodía está muy preocupada por una persona muy cercana

Rosa Benito en ven a cenar conmigo

07 de febrero de 2020 (15:07 CET)

Con la participación de varios medios de su familia en los platós de Telecinco, José Ortega Cano ha vuelto a ser uno de los grandes protagonistas de los medios. Las cámaras le vuelven a perseguir y mucho más después de asegurarse que Ana María Aldón, su mujer, podría participar en Supervivientes, y su hija Gloria Camila ser la defensora en plató. Por eso, el torero vuelve a cuidar su aspecto después de dar un gran susto incluso a Rosa Benito. 

Hace unos días apareció en la presentación oficial del libro en memoria de Rocío Jurado, Canta, Rocío, Canta. El torero es noticia esta semana porque Marina Bernal, una de las periodistas que mejor conocía a Rocío Jurado ha presentado en la Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid una novela sobre la cantante "Canta, Rocío, canta". Un libro donde se desvelan aspectos desconocidos de la vida privada de la artista. La novela ha generado una gran expectación en la tierra de la más grande, Chipiona, donde le tienen un gran cariño. 

Ortega Cano

La familia se dio cita de nuevo para recordar a la cantante tras trece años de su fallecimiento, la única gran ausente fue su hija biológica, Rocío Carrasco. 

Trece personas muy vinculadas a Rocío Jurado cuentan su relación con la cantante al cumplirse trece años de su fallecimiento, el 1 de junio de 2006 a causa de un cáncer de páncreas. También revela aspectos desconocidos de la cantante. Repasa su infancia en Chipiona, donde de jovencita ayudaba en la zapatería de su padre —era la mayor de los tres hermanos— y se formó como bordadora. Huérfana de padre a los 12 años, tuvo que hacer una huelga de hambre para que su abuelo la dejase cantar, ya que éste era muy estricto y consideraba inadecuado que su nieta quisiera ser artista. Tras trasladarse a Madrid, es descubierta por Juan de la Rosa e Hilario López Millán cuando actuaba en El Duende, un tablao de Madrid.

Sin duda lo más relevante de esta presentación fue el aspecto físico de Ortega Cano. El torero ha preocupado a sus seguidores y a los medios de comunicación, quién lo ven más delgado de lo habitual y con un rostro demagrado. En esta última aparición el torero se habría inyectado bótox para lucir una cara mucho más tersa. Una conocida médica afirma que claramente Ortega Cano ha pasado por boxes. Parece que le han afectado las críticas de los últimos días o se habría puesto guapo para mejorar su aspecto de cara a una aparición televisiva. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad