Felipe VI y Letizia | EFE

Se les va de las manos: la pelea de la reina Letizia y Felipe VI. Última hora con muy mal final

stop

Crece la tensión en La Zarzuela

09 de junio de 2020 (11:48 CET)

El lío que tienen montado en La Zarzuela es de los gordos. Y es que, como muchos se temían en la institución, ahora que el coronavirus está empezando a dejar de ser el mono tema en los medios, la figura de Juan Carlos I vuelve a estar en el punto de mira.

Entre otras cosas porque fue el pasado lunes cuando se supo que la Fiscalía del Tribunal Supremo investigará al emérito por el presunto cobro de comisiones ilegales a raíz de la construcción del AVE a La Meca.

Hacía ya meses que en varios medios internacionales se insinuaba que buena parte de la fortuna de Juan Carlos I había sido amasada de forma presuntamente ilegal. Ahora, la futura investigación de la fiscalía no hace otra cosa que poner, una vez más, la Casa Real patas arriba.

La pelea de Felipe y Letizia

Entre otras cosas porque la tensión entre el rey Felipe y su mujer, la reina Letizia, es cada vez más evidente. Es Ortiz la que hace ya años que está presionando a su marido para que desplace de forma ya total a su padre de la institución.

La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

Sabe Letizia, como sabe muy bien también Felipe, que, a falta de pocos días para que se cumplan 6 años desde que Felipe se hizo cargo de la corona, la figura de su padre no le hace ningún bien.

Es por eso que Letizia quiere a su suegro cuanto más lejos mejor. Es más, Ortiz ha planteado que, teniendo en cuenta que las investigaciones no harán otra cosa que ahondar en los problemas y las posibles irregularidades cometidas por el emérito, Juan Carlos I deje de formar parte de la Familia Real.

Felipe, por su parte, se encuentra en una posición complicada. De puertas hacia dentro ya le ha hecho saber a su padre su disgusto y su decepción, pero, al menos de momento, no tiene en mente dar el paso definitivo y desplazarlo del todo. Mientras la justicia estrecha el cerco del emérito, la tensión entre los actuales reyes no para de crecer. Una situación que, obviamente, no parece que tenga un buen final.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad