“Se cambia el nombre por la noche”. Juan Carlos I no dice nada, ¡pero ella sí!

stop

El rey emérito no se esperaba que iba a tener tantos problemas con ellos

Don Juan Carlos I

26 de enero de 2020 (10:56 CET)

Aunque la familia Real se escude en protocolos sigue siendo tan normal como cualquier otra. Todos han sido jóvenes y dentro de sus limitaciones han querido disfrutar de la vida. Incluso el Rey emérito se ha escapado en más de una ocasión a una buena fiesta para desestresarse de sus obligaciones. Desde fuera pertenecer a la monarquía nos puede parecer muy sencillo, pero no lo es. Todos ellos podrían escribir perfectamente una novela con todas las vivencias que hemos descubierto y con las que no nos han contado. 

Sin duda uno de los personajes más políticos y que más páginas llenaría de esa hipotética novela es Froilán, el nieto de Don Juan Carlos I. Ya dicen que de tal palo tal astilla. Aunque tiene muy buen corazón, Froilán es tan gamberro como cualquier otro adolescente. Está descubriendo el mundo y no lo puede evitar. 

Froilán discoteca

Es el programa Socialité el que últimamente está sacando a la luz todos los episodios oscuros de la casa Real. En esta ocasión han sido unas imágenes muy extravagantes donde se puede ver a Froilán de fiesta. Siempre de incógnito, con ropa oscura y una gorra para intentar que no se le reconozca. También se cambia el nombre. Cada vez que sale deja de llamarse Froilán para llamarse Alejandro. Parece un agente secreto. El mismo revela a la reportera que se le acerca "llámame Alejandro". 

El joven desaparece unos minutos y regresa en esta ocasión acompañado por su hermana Victoria Federica. Parece que la otra hija de la infanta Elena también ha salido algo juerguista. Se le han pasado los dotes del hermano. En más de una ocasión la infanta Elena ha dejado claro que no sabe que hacer con ambos. Se le han ido de las manos y el padre de éstos, Marichalar, parece no ayudarla mucho. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad