Sara Carbonero se fotografía el trasero (y la destrozan: “¡Culo carpeta!") | EFE

Sara Carbonero se fotografía el trasero en el mar (y la destrozan: “¡Culo carpeta!”)

stop

La imagen de la pareja de Iker Casillas que incendia la red

20 de agosto de 2018 (20:10 CET)

Sara Carbonero ha vuelto a revolucionar las redes sociales con su última publicación en Instagram. La periodista parece haberle cogido el gusto a navegar por el rio Duero. O al menos eso es lo que se extrae viendo la cantidad de fotos que ha colgado en los últimos días de sus aventuras por Oporto.

Si hace poco podíamos ver a la pareja de Iker Casillas a los mandos de una moto acuática disfrutando del famoso rio, ahora Sara ha decidido compartir sus seguidores un momento de paz y tranquilidad.

La foto de la polémica

Y es que, como podemos ver en la imagen, Carbonero parece estar de todo menos estresada. De espaldas a la cámara y luciendo, como no, uno de los diseños de Calzedonia, Sara acompaña la fotografía con un “Todo verano tiene su historia”.

 

 

Todo verano tiene su historia . #escribiendolanuestra #unpaseoporelDuero #felizdomingo #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Una instantánea que ha generado cierto revuelo en las redes por un tema que, desgraciadamente para la toledana, sí que se ha convertido en su particular historia de este verano: su trasero.

Y es que no han sido pocos los que, a raíz de la foto, han aprovechado para criticar el poco volumen que luce el trasero de la it girl en la imagen. “¡Culo carpeta!”, “Esta chica cada vez tiene menos culo” o “tiene el culo muy plano”.

Unas críticas que no son nuevas pero que sí que son cada vez más abundantes. Y es que, si bien Sara ha vuelto a situarse entre las más seguidas y envidadas gracias a la exitosa campaña de Calzedonia, dicha campaña también ha servido para que el debate sobre su trasero sea más que habitual.

De hecho, cuando se supo que carbonero iba a ser la imagen de la marca de bañadores y bikinis, muchos se echaron las manos a la cabeza. Por suerte para la influencer, y dejando de lado las críticas en las redes, la campaña ha arrasado y las prendas se han agotado en muchas tiendas.

Eso sí, como bien sabe la propia Sara, no se librará de los ataques de sus haters cada vez que aparezca en bikini o bañador en su Instagram.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad