Sale la verdad. Y es de Ana Obregón y la salud de Álex Lequio (y es muy dura)

stop

La presentadora y actriz apoya a su hijo en estos últimos meses de la enfermedad

Ana Obregón llora

12 de noviembre de 2019 (12:46 CET)

Álex Lequio continúa luchando contra el cáncer, aunque tal y como informó Ana Obregón, ya está muy cerca de terminar el tratamiento. El empresario es un gran ejemplo para muchísimas personas que pasan por el mismo episodio. Siempre ha tratado este tema con mucho optimismo y enteraza. El humor y la sonrisa nunca han faltado en la actitud y el rostro del joven. La actriz está muy orgullosa de él, tiene ganas de que todo esto acabe y poder hacer una vida normal. Sin duda, madre e hijo se merecen un monumento. Obregón no se ha separado del lado de su hijo en estos casi dos años. 

Recientemente Álex Lequio volvió a la vida pública tras su arresto domiciliario. El joven organizó con éxito la fiesta de Halloween para mascotas y acudió con su nuevo compañero de viaje. Se le pudo ver bastante pálido, pero con pelo en su cabeza y en las cejas, por tanto, en esta segunda ocasión el tratamiento no ha sido tan agresivo. Una buena señal. 

De la salud de Álex Lequio han hablado muchos rostros televisivos. Entre ellos Antonia Dell'Atte, Paloma Lago y por supuesto el padre de la criatura, Alessandro Lequio. Esta semana también lo ha hecho Darek, uno de los últimos novios de la presentadora. 

El polaco ha acudido a la XV edición de la cena solidaria de la ONG sin ánimo de lucro Esport Solidari Internacional (ESI), que ayuda a niños y jóvenes en riesgo de exclusión social a través del deporte. Ahí ha tenido buenas palabras para su ex pareja. Reconoce que Ana Obregón no pasa por un buen momento tras el delicado estado de salud de su hijo y de su madre. 

"Me da mucha pena por él, porque es un chaval fantástico. En este tipo de cosas hay que ser prudente, sobre todo por su madre, que está sufriendo. Pero bueno, yo no puedo hacer nada. Esperemos que se recupere pronto", cuenta. Pero no quiso seguir hablando de este tema por respeto a Ana. Es algo delicado. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad